Reconocer el error médico: una quimera

He estado recientemente en un Congreso sobre errores médicos en la Argentina, y llama poderosamente la atención como un Organismo que nuclea a los médicos, pretenden no evitar, sino impedir el error del medico, lo cual es verdaderamente admirable, como se hace en otros países más civilizados, hasta donde hay estadísticas sobre el tema, las mismas que acá no se pueden realizar ya que el medico no habla directamente del error, y si lo reconoce, nunca es socialmente, sino en su fuero interno o con su abogado.

 

El medico que se equivoca no puede confesárselo al paciente, aún cuando esto evitara demandas, la relación medico paciente, se sostiene sobre esta base: la confianza, la misma que fortalecerá o denostará una relación, la misma que traicionada, hará que el paciente busque su reparación económica en juicio (haciendo las veces de toda venganza social), la misma que si se tuviera en cuenta, y se pidiera perdón al paciente, como muchos clientes victimas pretenden, haría mas humanos que dioses a los médicos.

 

Se podrían revisar las causas de tales errores, (confusión, distracción, impericia, desconocimiento de la lex artis, olvido, descuido, etc.) a fin de que no vuelva a ocurrir. Se podrían hacer ateneos, congresos con experiencias y casos de otros profesionales, para comparar uno con otro, ver las consecuencias y evitabilidad. Todo muy interesante pero difícil de llevar a la práctica….

 

Principalmente se equipara el error a la ignorancia, destacando que todo lo que ocurre como error humano, transcurre en el cerebro (lóbulo frontal) antes que en cualquier otro lugar, premeditada y programadamente.

 

El error puede ser impedido si se reeduca el lóbulo frontal de los médicos y cualquier ser humano, lo cual es bastante difícil, partiendo de la base que reconocer el error ante el paciente o la sociedad, es equivalente a ser mal visto o tachado de incompetente, cuando en realidad, si se aceptara que somos Humanos, cometer errores viene por añadidura.

 

El error consiste en hacer o dejar de hacer (acción u omisión) del profesional de la medicina y hablamos de laboratoristas, médicos en general, enfermeras, etc, el que si no pudo ser previsto y previsto no pudo ser evitado, entonces no es endilgable al medico sino al Caso fortuito y ahí también existe ignorancia de la ley por parte de los galenos.

En el país de la perfección, de los seres humanos incorruptibles, y donde todos sabemos todos, el infalible doctor, no se equivoca…