Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Recetas caseras contra los nervios y la ansiedad

Remedios fáciles de preparar en el hogar para disminuir el estrés que producen las preocupaciones y conseguir estar más tranquilo…

Los problemas cotidianos, el exceso de trabajo y labores diarias hacen que el comportamiento sea más agresivo y ansioso de lo que realmente debería ser.

Le acercamos algunos remedios caseros que pueden funcionar si lo que se necesita es encontrarse más calmo y sereno:

1.- Preparar una infusión de avena. Hervir un litro de agua y agregar una cucharada de avena. Dejar reposar unos minutos y beber una taza antes de cada comida.

2.- Beber una infusión de valeriana antes de irse a acostar. Aunque huele muy mal es la hierba más efectiva para combatir los estados nerviosos y ansiosos.

También se puede comprar el líquido directamente en la herboristería o farmacia y consumir algunas gotas.

3.- Colocar diez gotas de lavanda en la bañera y darse un baño de agua tibia. La lavanda relaja el cuerpo y lo predispone de buen ánimo.

También se recomienda colocar saquitos de lavanda debajo de la almohada para encontrar tranquilidad a la hora de dormir.

4.- Machacar unas cuantas hojas de lúpulo, colocarlas en una licuadora junto a un poco de agua y licuar. Colar y beber una infusión al día. Su efecto sedante ayuda a relajar el cuerpo y la mente.

5.- La lechuga contiene sustancias naturales que actúan como sedante. Se puede realizar una infusión que se debe consumir todos los días por la mañana y por la noche o incluirla en ensaladas.

6.- Colocar agua en un recipiente y cuando comience a hervir, agregar unas hojas de pasionaria. Esta planta es muy eficaz para controlar los nervios suaves.

Dejar cocer durante cinco minutos, colar, agregar un poco de miel o azúcar y beber.

7.- El té de manzanilla es muy conocido por sus efectos calmantes. Se recomienda beber uno a la mañana y otro antes de irse a acostar.

Recomendaciones importantes:

1.- Respirar profundamente y con lentitud. Concentrarse en la respiración es muy útil cuando se está atravesando un episodio de estrés o ansiedad.

2.- Imaginar que la situación que provoca los nervios ha finalizado y ha podido resolverse de un modo positivo.

Esta actitud brindará confianza y ayudará a entender que siempre es preciso encontrar una salida y para que ésta aparezca hay que buscarla bajo un marco de tranquilidad.

Los nervios son necesarios, pero cuando impiden actuar hay que hacer algo para ser uno quien tiene la situación bajo control.

¿Quieres vivir una vida más feliz y libre de estrés? Inscríbete ahora en el programa Alivio para el estrés” de Ricardo Monreal, especialista en estrés y ansiedad