Radiestesia

La radiestesia es una técnica antigua que se utiliza para encontrar cosas (desde agua hasta objetos) y para la resolución de problemas.

Durante muchos siglos fue condenada por la iglesia cristiana porque permitía a quien supiera ejercerla una forma de adquirir conocimiento de forma independiente. Es así como la radiestesia fue una actividad prohibida en Inglaterra hasta el año 1958, cuando oficialmente se dio fin a la cacería de brujas.

A pesar de esta persecución, la radiestesia floreció en Europa, especialmente fuera de las ciudades. Se la utilizaba para la búsqueda de fuentes de agua y de minerales. Un libro del siglo XIV, De Re Metallica, muestra a adivinadores en plena búsqueda de vetas de minerales y a los mineros siguiendo sus pasos. 

La radiestesia se trata de potenciar las habilidades que ya existen en nosotros, amplificar nuestros sentidos, como el de la percepción electromagnética. Los mismos sentidos que los animales explotan para orientarse, encontrar comida, o encontrar a un ser de su misma especie. Estos mismos sentidos son los que nos hacen vulnerables a las radiaciones electromagnéticas de la televisión, o a las radiaciones de los cables de alta tensión. 

La mayoría de las personas no saben que los flujos de energía detectados por los adivinadores son ponderables por otras formas de medición, otros instrumentos surgidos de nuestra más avanzada tecnología. Sobre la superficie terrestre existen formas de saber dónde existen arroyos subterráneos gracias a las microondas y la ionización positiva producida por el flujo del agua. Un televisor o una radio que se ubique cerca de un arroyo subterráneo recibirá parte de estas emisiones y usted podría apreciar un cambio en la pantalla o en el sonido del aparato. Un bebé que viva en esa zona probablemente dormirá mal y llorará más seguido que el resto de los niños. Las personas pueden argumentar acerca de las causas de estos efectos pero no pierden nada moviendo al televisor o a su hijo de lugar.

Tal vez las personas escépticas sólo actúan de esa forma por miedo ante lo desconocido. O quieren mantener lo desconocido de esa forma. Ignoran que muchos adivinadores fueron probados en los Estados Unidos hace algunos años, los resultados mostraron que muchas de estas personas eran tan o más sensibles que como el mejor de los magnetómetros que podían conseguirse en el mercado. 

Algunos científicos que respetan la radiestesia aceptan el arte del método la bioresonancia porque nuestros receptores innatos captan la energía de la Tierra o un organismo vivo. Los cambios de los niveles de energía pueden ser detectados por los adivinadores y pueden rastrear problemas que puedan existir en la energía de la Tierra y de nosotros mismos.

Algunos sanadores de energías utilizan la radiestesia en sus prácticas, porque el potencial de cura aumenta de forma exponencial cuando el diagnóstico es correcto. Y la energía de sanación puede ser transferido de hacia alguien que lo necesite con la asistencia de un péndulo de radiestesia. 

Si adoptáramos una costumbre china que consistía en pagar a los médicos sólo en las épocas de buenas salud, tal vez encontraríamos más doctores dispuestos a estudiar técnicas de radiestesia. 

¿Cómo funciona? 

Los especialistas pueden resolver problemas en cualquier parte del mundo, sin importar distancias porque la distancia no es un obstáculo para la aplicación de este arte. Los adivinadores pueden encontrar agua estando en el punto opuesto de la tierra con sólo tener el boceto de un mapa en sus manos, otros pueden solucionar un problemas de salud sólo viendo una foto del paciente.

Una explicación podría ser que cuando practicamos la radiestesia entramos en contacto con nuestro ser más elevado. En este estado nuestras habilidades se potencian y no existen limitaciones para su uso. A pesar de que muchos adivinadores no poseen el conocimiento de cómo funciona, de la teoría que se encuentra detrás de su arte, sí saben de los resultados. Esta es una de las mayores preocupaciones de la comunidad de adivinadores. 

Cuando se practica la radiestesia se entra en un estado de conciencia más abierta a flujos de energía. Las ondas Alfa y Theta fluyen hacia la superficie durante la radiestesia. Esto hace que se utilice para la sanación de nuestros propios flujos de energía o para la aumentar la creatividad, una herramienta que nos brinda un gran poder.

La radiestesia requiere que entremos en un estado de conciencia algo ambivalente, en el límite entre la conciencia y la inconsciencia, alerta pero relajado, concentrado pero a la vez cerca del estado de la ensoñación, en busca de respuestas pero sin aferrarnos a ellas. Se necesita una gran disciplina mental para poder dominar esta técnica.

Al comenzar la práctica de la radiestesia programamos a nuestro inconsciente para que nuestra mente logre este estado de forma mecánica. Al final, nuestra radiestesia se hace presente cuando se comienza a tener presentimientos instintivos, por lo general de una persona de gran carácter. En realidad, lo que estamos haciendo es buscar la forma de expresar las intuiciones e instintos que ya tenemos y entrenarnos para poder utilizarlos cuando son necesarios. La intuición es la mezcla de todos nuestros sentidos, conocimientos, sentimientos y puede ser controlado por nuestro ser superior. 

El péndulo 

Es posible que el péndulo sea la herramienta de radiestesia más versátil. Puede ser entrenada para que oscile en forma vertical y para que gire en sentido de o contra las agujas del reloj. Las oscilaciones por lo general son interpretadas como respuestas negativas o algo como no sé. Los giros en sentido de las agujas del reloj son respuestas positivas y en sentido contrario (si son manipulados por personas diestras) son respuestas negativas, no rotundos.

La fuerza y vitalidad de las rotaciones de un péndulo pueden expresar una energía inherente. 

No se desanime si alguien le dice “su mano se está moviendo”. Es más que probable que su mano se mueva, pero esto es por la misma inercia del giro que hace que su mano se mueva. Si esto sucede lo más probable es que el adivinador pierda confianza en sí mismo y que haga imposible hallar un resultado satisfactorio. Es por esto que lo mejor es practicar solo, lejos de cualquier ambiente que se perjudicial para su concentración y su confianza. 

Si quiere saber si usted posee la habilidad innata de la radiestesia puede tratar alguno de estos ejercicios. Busque algo que pueda convertirse en su péndulo. Puede ser un colgante que usted quiera mucho, algo que signifique algo para usted. El cuarzo es el mejor material para esta herramienta. Deje unos veinte centímetros de cadena para que s mueva libremente, el resto átelo a su dedo índice de la mano con la que escribe.

Para comenzar haga oscilar su péndulo con la fuerza física de su mano. Mantenga la oscilación durante un tiempo hasta que su mano esté acostumbrada al movimiento. Ahora, acerca su otra mano y colóquela, palma hacia arriba, debajo del péndulo. La energía de su cuerpo hará que el péndulo comience a girar por el campo de energía de su cuerpo.

Si consigue una serie de rotaciones, ya está preparado para los siguientes pasos de la radiestesia como pueden ser la localización de puntos, campos y flujos de energía de su alrededor. Pronto querrá comenzar a hacer preguntas porque todos estos nuevos descubrimientos hará despertar su curiosidad. 

Una vez más deberá programar su mente para lograr esto. Haga que el péndulo oscile y luego gire, en sentido del reloj y sentido contrario. Hágalo varias veces para que su mano y su mente se acostumbren al movimiento. Una vez que haya hecho esto le resultará fácil descubrir las rotaciones y qué significan. El mismo péndulo le dirá cuándo quiere decir sí y cuándo quiere decir no. 

Siendo un intenso ejercicio de concentración pude ser usado para ayudar a las personas que se sienten perdidas en sus vidas. La radiestesia puede aportar una gran claridad personal y capacidad de cura y, en su forma geomántica, donde las energías ambientales son detectadas, evitadas o atraídas, puede brindar una mayor armonía en las comunidades.

No hay nada divino o de brujería en la radiestesia, potencia nuestra capacidad de intuición, nos da el poder de la independencia, del pensamiento creativo. 

Geomancia 

La geomancia, conocida también por Feng Shui (por su versión china) es la ciencia de los flujos de energía existentes en la naturaleza, que se deslizan a lo largo y ancho de la tierra e influyen sobre la salud y la riqueza. Todas las culturas tienen una tradición de geomancia, una versión propia; el mundo moderno y occidental la llama geobiología de la Tierra.

Desde los primeros tiempos de la humanidad, las personas han evitado los lugares con flujos de energía negativos. Donde el espíritu de la Tierra se expresa con su mayor poder es donde intentaron asentarse los pueblos, donde se llevaban a cabo rituales religiosos y donde luego se construirían templos e iglesias. 

Estrés geopático 

En nuestros tiempos, la Geomancia es usada para analizar los terrenos donde un edificio será construido o para resolver los problemas provocados por el estrés geopático (provocado por los flujos de energía de la Tierra).

El estrés geopático puede ser la causa de mal sueño, irritación, problemas de salud y otros inconvenientes. Por suerte muchos de estos efectos pueden ser combatidos con acupuntura y otros métodos e instrumentos. 

Problemas de la tecnología

El estrés causado por fuentes de electromagnetismo, es decir por equipos electrónicos como las computadoras, cables de alta tensión, aparatos eléctricos para el hogar, también puede ser un problema. Algunas personas son muy sensibles a estas emisiones. Existen instrumentos para medir los niveles de radiación que provocan estos ambiente, de forma que cualquier inconveniente pueda ser evitado.

En estos momentos se está desarrollando una ciencia dedicada  estudiar la biología de los edificios, ya que la misma matriz de nuestras casas puede tener un efecto negativo en nuestro nivel de vida. Por ejemplo, los pisos de concreto y acero pueden hacer de amplificadores del estrés geopático.

Aprende las bases del chakras y las armonizaciones. Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Chakras, haciendo clic aquí.