¿Quién me mandó ese virus?

Cuidado, ¡no siempre es quien crees!… el spoofing te puede estar engañando
  
  

Todos lo que somos usuarios de Internet (y, si están
leyendo esto, probablemente lo sean) sabemos de los virus y sus efectos. Muchos
los hemos padecido en diferentes formas y con todo lo que acarrean, incluida la
destrucción de nuestro hardware o el gran dolor que puede ser tener que
formatear nuestro disco.

Otros, más afortunados, sólo los han escuchado nombrar, pero sin sufrir nunca
en carne (virtual) propia sus efectos. Pero todos, absolutamente todos,
conocemos de ellos y estamos expuestos a sus ataques. 

Maldito spoofing 

Los virus vienen en todos tipos y tamaños, con todos
los nombres que nos podamos imaginarnos. Algunos se activan cuando utilizamos
un determinado archivo, otros tienen una fecha de activación, otros se limitan
a dormir en nuestros rígidos hasta que alguna acción determinada los “despierta”.

El sistema más utilizado para la transmisión de virus
es, probablemente, el mail. Pese a los sistemas que se ofrecen para detenerlos,
es muy común que nos lleguen mails con virus. Saber reconocerlos y eliminarlos
antes de que infecten nuestro sistema es algo necesario.

Pero la mayor parte de los usuarios de Internet no
está dispuesta a transmitir virus a todos sus amigos por simple placer.
Entonces, ¿cómo es que los virus se diseminan tanto?

Últimamente, un sistema muy utilizado para esto es lo
que se llama spoofing, un sistema de transmisión de virus que, como para hacer
más destructiva su acción y llevarla más allá del espacio cibernético, suele
tener efectos secundarios: hacernos acusar a nuestros amigos por el virus que
nos ha atacado, bloquear su dirección, peleas y problemas varios.
¿Por qué?
Porque por la forma en que estos virus actúan, parece que nos han sido enviados
por amigos nuestros o, tal vez, que nosotros se los hemos enviado a ellos. 

¿Qué es el
spoofing?
 

El spoofing es un sistema de diseminación de virus a
través del e-mail.

El “proceso” comienza cuando una persona que tiene
nuestra dirección de mail guardada en su computadora (en la agenda de
direcciones del Outlook, por ejemplo) recibe el virus (cualquiera sea este) de
alguna forma y su computadora se infecta.

En ese momento, lo que el virus hace es escanear el
rígido de la computadora infectada, buscando archivos que contengan direcciones
de mail guardadas. Una vez que las encuentra, se manda a sí mismo a todas las
direcciones posibles, a través del programa de mail que tenga instalado la
computadora.

Cuando se manda a sí mismo, lo que hace el virus es
insertar una de las direcciones de mail que encontró en el remitente del mail.
En otras palabras, manda un mail infectado con un virus en nombre de alguien al
azar, sin que, esa persona tenga alguna idea de lo que está ocurriendo.
Esto ocasiona las confusiones y acusaciones de las que hablábamos antes, ya que
aparentemente se “sabe” de quien proviene el mail infectado.

Aún más, ya que la dirección que es insertada en el
mail es una dirección al azar de las encontradas en el disco rígido, el mail
puede llegar en nombre de cualquiera. Así que, por más que seamos de aquellas
personas que tomamos todos los recaudos necesarios, con un antivirus totalmente
actualizado, y que nunca hemos sufrido ningún tipo de infección de gusanos o
virus, lo cierto es que nos podemos ver acusados injustamente de estar
infectando otras computadoras, sólo por tener la mala suerte de que nuestra
dirección haya estado almacenada en una computadora infectada. 

¿Qué hacer? 

Si nos culpan de haber infectado una computadora, y
antes de empezar una guerra de acusaciones y reproches, debemos asegurarnos que
nuestra computadora realmente esté libre de virus.

Para esto, debemos hacer un control total de nuestro sistema con un anti-virus
actualizado tanto como sea posible (lo cual quiere decir actualizado a hoy).
Esta es una práctica que, en cualquier caso, deberíamos tomar y realizar en
forma continua y regular, al menos una vez al mes, y más de ser posible.

Podemos encontrar en forma on-line antivirus actualizados que nos permitirán
hacer análisis desde afuera de nuestro propio disco rígido (lo cual es
ventajoso, ya que reduce el riesgo de que nuestro propio antivirus esté
funcionando mal por causa de un virus).

Luego de que hayamos comprobado que nuestra
computadora no sufre de ningún tipo de infección, deberíamos contestarle a la
persona que nos acusó de transmitir el virus, con una explicación de lo que es
el spoofing y cómo funciona, asegurándole que nuestro sistema no esta
infectado.

Es ideal incluir algún tipo de link que respalde lo que estamos diciendo acerca
del spoofing. Esto es especialmente útil, ya que colabora a difundir
información sobre esta práctica.

Si, en cambio, somos nosotros los que recibimos el
mail infectado, debemos tener en mente todo lo que se ha dicho hasta el momento
en este articulo, y no convertirnos nosotros en los acusadores indiscriminados.

Recordemos la posibilidad de que el virus que hemos recibido se haya enviado
sin conocimiento del emisor o de que, aún más, ni siquiera haya partido de su
computadora, sino de otra pero bajo su nombre.

Para tener más información, debemos buscar en
Internet información sobre el virus que está atacando a nuestro sistema (para
esto son muy útiles los sitios web de las empresas que se dedican a la comercialización
de software antivirus, como por ejemplo Symantec, o Panda). Si descubrimos que
el virus en cuestión es uno de los que utilizan el spoofing como técnica para
diseminarse, sabremos que es probablemente una acusación falsa la que estuvimos
a punto de realizar. 

Además, puede ser que podamos descubrir quién es en
realidad la persona con la computadora infectada investigando en los
encabezamientos de los mails que traían los virus.

Lo cierto es que el spoofing es un problema serio
para el internauta habitual, así como para el casual. Pero también es cierto
que podemos ayudar a reducir su impacto y los problemas que genera, compartiendo
esta información tanto como sea posible.

Para
aprender todos los secretos de Internet,
inscríbete ahora en nuestro curso gratis
haciendo clic
aquí
.