Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Homeopatía

¿Quién era Paracelso?

Teofrasto Bombast von Hohenheim nació el 10 de noviembre de 1493, (llamado Paracelso) fue un niño casi raquítico que contó con los amorosos cuidados de su padre que era médico y lo amaba profundamente. El Dr. ya creía fervientemente en el respirar aire libre y puro como forma de curación.

Desde su corta infancia aprendió entonces a conocer la naturaleza, estudiando plantas, y hierbas curativas. Estudió gran variedad de plantas tanto de los prados, como de los bosques y de los pantanos.

El habla de su primer maestro, su padre que lo instruyó en latín, botánica y cirugía. En su  juventud lo envían al monasterio de los benedictinos de San Andrés en Levanthal y allí se conoce con el obispo Eberhard Baumgartener gran alquimista. Luego pasa a Basilea donde continúa con los estudios y alli es cuando reconoce que es imposible dedicarse a la medicina sin saber astrología.

Paracelso quería la unión del alma y el espíritu divino, para concebir el funcionamiento del Espíritu Universal dentro de la Naturaleza.

Fue el primero en hablar de la transmisión psíquica, o sea transmisión de pensamiento a distancia. En sus escritos se lee: ”la Magia es sabiduría, es el empleo consciente de las fuerzas espirituales, para la obtención de fenómenos visibles, o tangibles, reales o ilusorios, es el uso bienechor del poder de la voluntad, del amor y de la imaginación; es la fuerza mas poderosa del espíritu humano empleada en el bien. La Magia no es brujería.”

Paracelso fue  quien dividió la naturaleza en Fuego, Aire, Agua y Tierra como lo hacían los antiguos, pero él quería separalos y analizarlos. Su laboratorio era el de un gran alquimista, con crisoles, balanzas, alambiques.

Comparó y utilizó el Macrocosmos y Microcosmos y dice “la fe es una estrella luminosa que guía al investigador a través de los secretos de la Naturaleza.  Es necesario buscar vuestro punto de apoyo en Dios”. Y hace que el macrocosmos y el microcosmos no quede solo en teoría, sino que debe ser una terapéutica eficaz.

Para él “ un médico antes de extender una receta hay que mirar el cielo” “No se puede comprender al hombre, sino por medio del cielo, pues somos hijos del cielo”. “El médico debe ser lo Astral”.

Cuando fallece, se celebran sus funerales con gran pompa y en su lápida se lee la siguiente inscripción:

“Aquí yace Felipe Teofrasto Bombast von Hohenheim. Famoso doctor en Medicina que curó toda clase de heridas, la lepra, la gota, la hidropesía y otras varias enfermedades del cuerpo, con ciencia maravillosa. Murió el día 24 de septiembre del año 1541”.

Fuente: Mujer Bonita

 

 

 

 

 

Carmen Linares

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Carmen Linares

Alegoría II

Alegoría II

Hoy cumplo con pasarte la última parte de esta alegoría que considero muy positiva y de mucha ayuda para todos los que queremos superarnos cada día un poco más.

Alegoría I

Alegoría I

Siempre como seres humanos buscamos la superación ése sería el camino. Todos somos herederos de nuestra propia continuidad, por ello somos seres únicos que vamos andando el “camino”. Y acá vuelvo a uno de los principios herméticos la “ley de causa y efecto”.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: