¿Qué queso queda mejor con cada comida?

Te enseñamos cuáles son los quesos que se adaptan mejor a cada tipo de comida, teniendo en cuenta las características principales de cada una (y sobro todo, el sabor):

Los cinco grupos son:  quesos frescos, duros, semiduros, suaves, naturales duros, con especies y sabores y suaves maduros. Dependiendo del tipo de queso se podrá utilizar para combinar con uno u otro alimento.  

Incorporar el queso a las comidas puede resultar complejo si no se tiene en cuenta su sabor y a qué clase de queso corresponde el que se ha elegido. Para saber cuál es el que mejor se adapta a cada comida, es imprescindible conocer los tipos de quesos más habituales que se pueden encontrar en el mercado.

1.- Quesos duros: el cheddar o el parmesano para rallar son los más populares. El primero puede servir para colocar encima de las hamburguesas y el segundo para espolvorear encima de las pastas.

2.- Quesos frescos: ideales para untar sobre pan, para gratinar patatas, pastas como los canelones o lasañas,  polenta y pizzas. También se utilizan para mezclar en ensaladas. Los más habituales son la mozzarella, la ricota y el queso fresco.

3.-  Quesos semiduros: se pueden comer solos o en sándwich, con carnes o vegetales. Entre los más reconocidos se encuentran el edam, gouda, manchego y provolone. La bebida por excelencia para degustar es el vino blanco.

4.- Quesos con especias: el cheddar, feta o brie pueden estar rellenos de pesto, ají, cebolla, tomate o pimienta negra. Se complementan muy bien con bebidas como el vino o el champán.

5.- Quesos suaves y suaves maduros: el brie y el camembert son dos claros ejemplos. Se hacen más suaves a medida que maduran. Combinan muy bien con frutas y pan.

Recomendaciones para reconocer el queso que esté en buenas condiciones:

1.- La corteza debe estar limpia. No debe presentar grietas ni golpes ni roturas.

2.- El queso no debe contener manchas, ni moho ni un color que no sea propio del queso escogido.

3.- La temperatura correcta para ser consumido es de 22ºC. En cuanto a su conservación, lo más acertado es mantenerlo entre 5ºC a 10ºC.

Todos los quesos se pueden utilizar para condimentar, acompañar, rellenar o enriquecer las comidas. Su consumo debe ser siempre moderado ya que al igual que la mayoría de los productos lácteos, pueden elevar el colesterol.

El abanico de posibilidades para combinarlo es muy extenso y si se escoge el adecuado según sea el plato que se elaborará, el queso será un excelente aliado a la hora de maximizar el sabor y la apariencia de las comidas.

Encuentra el secreto para adelgazar comiendo de todo en el libro "Comidas adelgazantes" de Michelle María, haciendo clic aquí ahora