Qué hacer cuando un niño no se siente cómodo en el colegio

Sugerencias para que la escuela sea un lugar agradable, al que los niños quieran volver todos los días


Es normal en determinada etapa de la vida escolar de un niño el no querer ir al colegio. “Hay señales que advierten cuando este desgano puede llegar a convertirse en un serio problema.

Lo importante es hablar con el menor y también asistir al establecimiento educativo para hablar con los directores y profesores
”, sostiene la psicopedagoga argentina Luciana Massa

Sugerencias principales a tener en cuenta:

· Lo que hay que hacer en primer lugar es intentar reconocer cuál es la causa que genera esa depresión o malestar en el niño.

“A veces no es fácil y el pequeño muchas veces no sabe realmente identificar el problema. Pueden ser los compañeros, el ambiente o los maestros.

Hay que profundizar mucho en el tema y preguntarle por más que no pueda responder. Saber sobre los amigos y estar siempre alerta observando sus actitudes dentro y fuera del colegio
”, sostiene la profesional.

· La comunicación entre padres y educadores es fundamental. “Los padres tienen derecho a pedir las entrevistas que crean necesarias con los tutores o profesores de su hijo y desde la escuela e debe brindar apoyo tanto a padres como a los niños que están sufriendo un malestar evidente que se refleja tanto en el colegio a nivel calificaciones como en el propio hogar con conductas indeseadas y falta de ganas en todo lo referido a su educación”, comenta la especialista

· Si hay un problema puntual por el cual el niño no quiere asistir a clases hay que trabajar en conjunto con los maestros para poder solucionarlo. “Por lo general los conflictos que se suelen dar en una clase son peleas con compañeros, malos tratos entre pares o el nivel de exigencia es superior a la capacidad del niño, pero este último punto se puede solucionar si a tiempo se toman las medidas necesarias para que el pequeño no desarrolle una fobia, bloqueo o baja autoestima”, opina Massa.

· Si el niño se siente triste porque no tiene amigos. “Hay que analizar porqué esto es así. A menudo los niños se burlan unos de otros.

El problema esta cuando uno de ellos es muy tímido o tiene baja autoestima y no encuentra los recursos para defenderse. Los maestros tienen que estar muy atentos y ayudar a que el pequeño encuentre esas herramientas dentro de sí para poder afrontar situaciones que lo inhiben por completo
”, aconseja la psicopedagoga.

Cuáles son los síntomas más evidentes que reflejan la falta de deseos del menor por ir al colegio: 

· Irritabilidad

· Mal humor

· Insomnio

· Pesadillas

· Angustia

· Llanto injustificado