¿Puedo hacer ejercicio a mi edad?

La respuesta, en todos los casos, es sí. Pero antes, se debe consultar al médico para saber cual será la manera más de hacerlo…

Así como no existe una edad para dejar de hacer ejercicio, tampoco existe una edad justa para hacerlo. En efecto, todas las personas, a cualquier edad, pueden hacer algún tipo de actividad física para mejorar su salud.

Incluso si se padece una enfermedad crónica, como una diabetes o problemas cardiovasculares, por sólo citar dos ejemplos, se podrían hacer determinados tipos de ejercicios sin mayores problemas.

De hecho, la actividad física puede ayudar mucho a mejorar estas condiciones, pero siempre y cuando sean realizadas bajo la supervisión de un profesional de la salud, y durante los momentos en los que la afección está bajo el control del paciente. Caso contrario, el ejercicio podría ser incluso perjudicial.

Por eso, tal como lo señalamos, se debería consultar siempre con el médico de cabecera para tener una buena guía, especialmente si se es un hombre mayor de 40 años o una mujer mayor de 50, y se planea hacer una actividad vigorosa, que provoque alto ritmo respiratorio y mucho sudor, en lugar de una actividad moderada.

Tal vez, bastará con una consulta telefónica al doctor, aunque si se han tenido dificultades previas éste profesional podría citarlo para una consulta personal. De hecho, si ha tenido o tiene alguno de los quince siguientes problemas que pasaremos a enlistar, será FUNDAMENTAL consultar personalmente con su doctor, antes de aumentar la actividad física:

1. Una enfermedad crónica, o un alto de riesgo de sufrir una, por ejemplo si se es fumador, obeso, o bien un historial familiar donde se ha sufrido de una determinada enfermedad crónica.

2. Dolores de pecho

3. Dificultades para respirar

4. La sensación de que el corazón salta, late demasiado rápido, o se agita más allá de su control

5. Sangre que no coagula

6. Infecciones o fiebre

7. Pérdida de peso de origen desconocido

8. Llagas o úlceras en los pies o tobillos, que tardan en curar

9. Articulaciones hinchadas

10. Sensación de mucho dolor o un caminar irregular después de una caída

11. Retinas que sangren, o cirugías o tratamientos con láser en los ojos

12. Una hernia

13. Cirugía de cadera

14. Sensación de fatiga

15. Mareos frecuentes