Protocolo, Etiqueta y buenos modales

La etiqueta y los buenos modales son un pilar fundamental de nuestra cultura y de la convivencia con los demás. Aprende sus reglas…  
  
  


PROTOCOLO:

Proviene del bajo latín protocollum y este del bajo griego πρωτ

κολλον.
Regla ceremonial diplomática o palatina establecida por decreto o por costumbre.
Conjunto de reglas precisas que rigen el ceremonial.


         Regla: aquello que ha de cumplirse por estar
así convenido, norma de
obligado cumplimiento.


         Ceremonial: proviene del latín caeremoniālis perteneciente o relativo
al uso de las ceremonias.


         Diplomática: relativo a la
relación con otros poderes instituidos ya
sean de naciones u organismos internacionales o supranacionales.


         Palatina: perteneciente a palacio o normas propias de los palacios.


CEREMONIAL:

Conjunto de reglas establecidas para cada clase de ceremonias. Acción originada
en la ley o las costumbres para dar culto a las cosas divinas o enaltecer y
honrar a las personas.

Es un elemento ordenador de los distintos ámbitos que
contribuye a una correcta armonía y disposición de las personas y elementos.
Como adjetivo alude a todo lo referente al uso de las ceremonias, como
sustantivo, es el nombre de la serie de formalidades para cualquier acto publico
o solemne.


Utilidad del ceremonial: en todos los actos o ceremonias que se desarrollan
tanto en el ámbito público, como el empresario e institucional, tanto los
funcionarios como los
ejecutivos y sus colaboradores deben aplicar normas,
prácticas y costumbres protocolares de validez internacional que no pueden ser
ignorados, ya que sino se producirían incidentes.

Los incidentes protocolares y
las fallas organizativas en el ámbito institucional y empresario involucran a la
imagen cultural de la institución, de sus directivos y colaboradores.

El
ceremonial, aplicado al ámbito institucional y empresario, actúa como un
elemento propiciador y facilitador de la interrelación constructiva, de la
comprensión, el conocimiento y el respeto mutuo, y del encuentro y el debate de
ideas e intereses en un clima de absoluta comodidad.


El punto crucial y la base del ceremonial es la precedencia (antelación,
preeminencia), que le otorga un orden a las personas y elementos.

Reconoce la
primacía de una jerarquía sobre otra y establece la ubicación de las mismas en
un ámbito determinado.

La base del orden de precedencia establece que el sitio
de honor es la derecha del anfitrión, considerado autoridad máxima del ámbito en
que se efectúa un acto protocolar; el por qué de la derecha tiene antecedentes
históricos, sociales y religiosos.


El ceremonial se vale de un conjunto de reglas operativas: reglas protocolares
básicas (de validez internacional), reglas normativas (propias del país,
provincia, ciudad, institución, etc.), reglas logísticas (normas que establecen
requerimientos necesarios para la organización de todo tipo de actos y  reglas vexilológicas (de aplicación para el estudio y el ceremonial
de las banderas, pendones y estandartes), reglas de ubicación (dispositivos
protocolares simples), reglas de sentada, reglas de recepción (tanto social como
socio-laboral), reglas culturales (interculturales), reglas de tratamiento y
gestualidad (tratamientos orales, escritos y lenguaje gestual) y reglas de
comunicación formal (redacción protocolar).


El día nacional del ceremonial es el 28 de mayo.


ETIQUETA:

Proviene del francés etiquette. Ceremonial de los estilos, usos y costumbres que
se debe guardar en las casas reales y en actos públicos solemnes, se aplica
entre las personas y a la manera de vestirse en ocasiones formales.


CORTESÍA, BUENOS MODALES Y URBANIDAD:


Hay una serie de códigos, tales como cómo comportarse en lugares publicas, cómo
recibir a las visitas, cómo tomar los cubiertos, etc., que toda persona bien
educada debe respetar para dar una buena imagen de si misma y para hacer mas
agradable la propia vida y la de quienes la rodean.


La urbanidad son una serie de pautas de comportamiento que se deben   cumplir y
acatar para lograr una mejor relación con las personas con las que convivimos y
nos relacionamos. La urbanidad es saber convivir, saber agradar y saber estar,
aderezado con un toque de estilo.


La urbanidad se ocupa del
estudio y de la disposición sistemática de principios
y normas que tienen por objeto lograr el recto comportamiento social y la
convivencia armónica de los individuos dentro de un contexto urbano. Establece
los principios que regulan las buenas relaciones urbanas.


La etiqueta a seguir en diferentes ocasiones, lugares y situaciones siempre debe
ir regida, amén de por algunas reglas o normas escritas o no, por el sentido
común.


Para continuar aprendiendo los

fundamentos del ceremonial y protocolo
, inscríbete ahora en nuestro

curso gratis de Etiqueta
: