Productos cosméticos para el cabello

¿Para qué sirven?, ¿actúan realmente sobre la caída del pelo?, ¿pueden dañar mi cabello?

Los productos cosméticos son aquellos que actúan sobre la piel a través del contacto con la superficie del cuerpo. Y en más detalle, las lociones cosméticas que el mercado ofrece, y que se auto-promueven como reparadoras de la caída del pelo, no siempre son saludables y efectivas.

Generalmente, no están probadas clínicamente y sólo producen el engrosamiento del cabello, haciendo parecer que tiene mayor volumen y creando cierto efecto de rejuvenecimiento.

 

A cargo de la eliminación de la suciedad eliminada por la secreción sebácea y de la aplicación de otros elementos, están los champúes, que si bien no producen progresos en la lucha contra la alopecia, siempre son importantes para mantener la salud del pelo mientras se realiza otro tratamiento.

 

Propiedades de los champúes

 

Los avances tecnológicos en el campo de la química, permiten la aparición de champúes que están compuestos por diversos elementos que apuntan a las diferentes condiciones del cabello, y cuidan aspectos como la irritación del cuero cabelludo, la aparición de alergias, facilitar el peinado, y el tratamiento de la seborrea y la caspa; y en general eliminan las grasas contaminantes a través de sus componentes con propiedades detergentes.

 

Este elemento, es naturalmente combinable con las grasas y produce su arrastre cuando se junta con el agua.  Esta propiedad de los detergentes se llama detergencia, que es- junto al poder humectante y emulsionante- la principal característica de un champú.

 

La humectación es la propiedad que un producto tiene para impregnar una superficie determinada y que, aplicada a los champúes, les permite penetrar más fácilmente en el pelo.

 

La emulsión es una propiedad que permite una mejor disolución en el pelo en el caso de este tipo de artículos cosméticos. A este respecto, la espuma es un factor que aparece en ciertos detergentes al mezclarse con agua, aire y agitarse.

 

Para los cabellos grasos, se indican los productos suaves, ya que al contrario de la caspa, no existe una solución efectiva. Nota: evitar el agua demasiado caliente y los masajes fuertes.

 

Las tinturas

 

La utilización de tintes capilares en las mujeres es superior al 40% y según las últimas estadísticas, viene aumentando rápidamente entre los hombres y en general en los hogares, por la facilidad de su aplicación.

 

Sin embargo, existen importantes contraindicaciones para su aplicación. Los tintes capilares producen el deterioro de los tallos pilosos, dejándolos irrecuperables, y otros inconvenientes que solo se pueden mejorar interrumpiendo su utilización por completo.

Los tintes vegetales en cambio, no son problema comúnmente, salvo cierta sensibilización que pueden aparecer a contacto. En todos los casos, siempre es aconsejable consultar a un dermatólogo que nos aconseje qué producto es menos peligros para nuestro cuero cabelludo.

 

Permanentes y decolorantes

 

Habitualmente, las “permanentes en frío” con tioglicolato determinan reacciones irritativas tipo quemaduras, que pueden acabar en placas de alopecia. Si las permanentes se aplican bien, no tiene por qué haber problemas.

Pero si no se respetan los tiempos recomendados por el fabricante, puede aparecer, además de patologías alérgicas o irritativas, una alteración de la estructura de los cabellos que hace que al peinarse o cepillarse se rompan con facilidad en los días siguientes al ondulado permanente. 

Otro producto que se utiliza habitualmente sobre los cabellos son los decolorantes, que se clasifican como “peligrosos” y que deben ser aplicados siguiendo ciertas recomendaciones. El persulfato amónico, por ejemplo, produce dermatitis, urticaria, rinitis y asma.

Y si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Maquillaje, haciendo clic aquí.