Problemas de la piel madura, II

Los problemas que se ven en la piel no siempre tienen su origen en ella. Entre ellos se cuentan várices, moretones y picazón, frecuentes después de los 40 y que tienen solución
  

Venas varicosas 

  

Son las venas agrandadas
de las piernas, que se suelen ver azules, muy gruesas y con mucho relieve. Son
muy comunes a partir de la mediana edad, sobre todo en las mujeres.
Estas venas se tuercen e hinchan cuando la sangre, que vuelve del corazón, pasa
por una vena con alguna válvula defectuosa o por cualquier impedimento al
retorno venoso. 

Raramente este problema
puede convertirse en algo peligroso, aunque sí puede ser muy doloroso (además
de anti-estético), por lo que los especialistas recomiendan a la gente que las
sufre que evite estar parado durante períodos demasiado largos, mantenga los
pies elevados al sentarse o acostarse, y utilice vendas o medias elásticas. 

Los casos más severos,
pueden ser tratados con cirugía o tratamientos de radio frecuencia. Por otra
parte, la escleroterapia y el láser pueden quitar las venas varicosas más
pequeñas, también llamadas “arañitas”.  

Úlceras varicosas 

En algunos casos, las
várices pueden llevar a un tipo de úlcera llamada úlcera varicosa.
Si se produce una grieta o un corte en la piel de la pierna, está podría no
curarse debido al pobre flujo de sangre en la zona. La lesión producida, podría
convertirse en una úlcera o una herida que puede infectarse.
Estas úlceras, pueden durar por meses o incluso años. Para apresurar la
curación, se debería utilizar unas curaciones especiales y realizar un
cuidadoso seguimiento de la herida, por parte de un profesional. 

Las úlceras varicosas
suelen desarrollarse en los tobillos. Pueden ser acompañados por hinchazón,
picazón, y piel roja y escamosa alrededor de la úlcera en cuestión.

También pueden producirse úlceras similares en las piernas cuando hay problemas
en la circulación arterial. Esto se asocia a problemas médicos como
arteriosclerosis, hipertensión, diabetes, y el hábito de fumar, aunque también
existen muchas otras causas, por lo que sí sufre de este problemas, debería
consultar cuanto antes a un médico. 

Moretones 

Muchas personas se quejan
de marcas o contusiones “negras y azules”, especialmente en los
brazos y las piernas. Éstas marcas son generalmente el resultado de una piel,
que, con el paso del tiempo y el daño provocado por el sol, se hace más fina.
La pérdida del tejido fino grueso y conectivo, debilita también a los vasos
sanguíneos, haciéndolos más susceptibles a lesiones. 

Si se aplica presión en
el área apenas se produce una contusión, se podría llegar a prevenir (a veces)
el moretón. A veces pueden ser causado por medicaciones que dificultan la
correcta coagulación de sangre, o que aumentan la fragilidad de los capilares.
En todos los casos, se debe consultar al médico cuando los moretones se
presentan con frecuencia en áreas protegidas o habitualmente cubiertas por la
ropa. 

Picazón 

Un problema muy común de
la piel envejecida, es la picazón.
Aunque esta condición está asociado a menudo con la piel reseca, también puede
tener otras causas. La piel adulta parece ser más sensible a los preservantes
de las telas, las lanas, los plásticos, los detergentes, los blanqueadores, los
jabones y otros irritantes. También puede picar más en alguno días en
particular, y siempre es importante identificar y limitar la exposición a los
agentes causales. 

La
picazón prolongada puede conducir a la falta de sueño adecuado y a la fatiga.
Un dermatólogo puede ofrecer algunos remedios para bajar el nivel de la
picazón, si no alcanza con humedecer el área afectada. Además, podría realizar
chequeos para detectar los desórdenes internos del organismo que podrían estar
causando esta picazón.