Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Por qué puede demorar años una sucesión

¿Quién no ha escuchado un caso de alguien que hace años cuenta que tiene en trámite una sucesión “que su abogado nunca le termina”?
  
  

Hoy voy
a enumerarles algunas de las
razones
más frecuentes para que una sucesión se demore:


  • Existen problemas con las partidas (nombres mal escritos, diferencia de
    apellidos entre el allí consignado y el consignado en los títulos de
    propiedad, domicilios erróneos, etc.).

  • Existen herederos que viven en distintos países y hay que citarlos a todos.
  • Nadie
    tiene el título de propiedad y hay que pedir un segundo testimonio e
    inscribirlo nuevamente en el Registro de la Propiedad.
  • A la
    hora de pagar la tasa de justicia el
    cliente no tiene dinero para afrontarla
    y no se puede avanzar. Lo mismo digo cuando hay que pedir certificados de
    dominio e inhibiciones, hacer una agrimensura o levantar un embargo. Si el
    cliente no le lleva a su abogado el dinero de gastos, la sucesión queda
    detenida por tiempo indefinido.
  • El
    Juzgado funciona pésimo y no lee detenidamente los escritos, por ende cada
    cosa que se pide hay que hacerlo cuatro veces hasta que hagan lugar.
  • Hay
    demasiados herederos y alguno está inhibido.
  • Se
    muere un heredero en medio de la tramitación de la sucesión y hay que
    esperar que sus propios herederos abran la sucesión para continuar la
    anterior.
  • Los
    herederos no se ponen de acuerdo en si van a dividir los bienes en especie
    (uno cada uno y se van a compensar las diferencias de valores) o si van a
    vender todo y repartirse el
    precio.

  • Un
    heredero se niega a vender.
  • La
    declaratoria de herederos salió con errores, se pidió que se rectifique y al
    hacerlo se cometieron otros y hubo que reiterar que…
  • Un
    heredero se cansa de ser siempre él el que adelanta los
    gastos mientras los
    demás ni siquiera preguntan si se necesita algo de su parte.
  • Se
    extravió alguna partida extranjera en el Juzgado y hay que volver a
    tramitarla.
  • Los
    herederos no se ponen de acuerdo si inscribir la declaratoria y luego vender
    o si vender por tracto abreviado.
  • Algún
    abogado interviniente en la sucesión, aunque no sea actual, se opone a la
    inscripción de la declaratoria de herederos hasta tanto se le abonen sus
    honorarios.
  • El
    expediente estuvo traspapelado un año en el Juzgado sin que nadie lo
    encuentre.
  • Un
    perito retiró el expediente del Juzgado y no lo devolvió.

  • Pidieron “ad effectum videndi” un sucesorio como prueba para otro expediente
    en otro Juzgado y retrasó su tramitación.
  • Ud.
    le encomendó la sucesión a un abogado y no lo llamó nunca más. Su abogado se
    olvidó del expediente o creyó que Ud. había perdido el interés en continuar
    el trámite.
  • En la
    sucesión hay hijos de distintos matrimonios con abogados enfrentados o
    hermanos con distinto abogado.
  • Se
    presentaron acreedores en el sucesorio que se oponen a la disposición de
    cualquier bien si antes no se les paga.

  • Dificultades subjetivas de los herederos para “terminar” el sucesorio de un
    ser querido, que nada tienen que ver con lo jurídico.

  • Postergar la tramitación del sucesorio si no se va a recibir nada nuevo de
    lo cual ya se está disfrutando.
  • Y mil
    razones posibles más…:


Por Mirta Núñez, abogada, especialista en planificación sucesoria
Directora del boletín electrónico gratuito
“Familia y Planificación Personal”
[email protected]
Tel
4373-1938

www.mirta-nunez.com.ar


Los pasos
y procesos implicados en el proceso de mediación,
explicados en forma didáctica y con sentido práctico en nuestro
curso gratis de
Mediación
. ¡¡
Inscríbete ahora
!!