Home > Salud y Bienestar > Psicología

Mente y cuerpo

¿Por qué nos afecta tanto el Mundial de Fútbol?

Ahí estás otra vez, comiéndote las uñas mientras veintidós individuos corren detrás de una pelota. Llegó el mundial; una verdadera montaña rusa emocional

La copa del mundo. La posibilidad de la gloria deportiva. Heroísmo. Inmortalidad.

Cada cuatro años es la misma historia. Altas esperanzas que caen con un penal mal pateado.

Sueños de gloria que se despedazan con un resultado inesperado. Sólo uno puede ganar el mundial, y salvo que hayas nacido en Brasil, las derrotas suelen ser más que las victorias.

Mirar el mundial de fútbol es algo así como toparte con la antigua novia: no puedes evitar sentirte algo excitado, pero sabes que vas a quemarte con fuego si vuelves a hacerlo (mientras que la parte sensata de tu cerebro grita “¡Aléjate!

Por el amor de Dios no caigas otra vez en el mismo viejo error”).

Un compromiso con el dolor

Y a pesar de todo el dolor del pasado, siempre vuelves. Lealmente miras cada minuto del partido con la esperanza de ver inflarse la red del arco rival, con el grito de gol contenido den la garganta, estrujando entre tus manos nerviosas el almohadón nuevo que tu novia te regaló para el sillón.

¿Has pensado alguna vez de dónde proviene este compromiso aparentemente inevitable con el dolor?

A decir verdad no es sorprendente que tengamos una necesidad básica de afiliación. Necesitamos ser parte de algo, miembros de un grupo, para deleitarnos en la comodidad emblemática de ser uno del “equipo”.

Esta necesidad es capturada por la teoría de la distintividad óptima. Esta teoría sostiene que nos sentimos obligados a unirnos a grupos incluso cuando (en realidad, porque) provocan reacciones tan fuertes en nosotros. Los grupos nos permiten distinguirnos significativamente unos de otros.

Estar incluidos nos ayuda a definir quiénes somos; nos ayuda a dar un significado y una estructura a nuestra vida. Son algo de qué hablar.

Inclusión


Los equipos de fútbol son excelentes para satisfacer esta necesidad básica de inclusión, y las emociones crudas parecen ser parte de esta fuerza propulsora.

Algunos años atrás hice un estudio observando las reacciones emocionales de los fans hacia las victorias o derrotas de sus equipos.

Se le preguntó a cada simpatizante cuán identificado estaba con su club y hasta qué punto llegaban sus emociones dependiendo de las victorias o las derrotas.

Cuando sus equipos ganaban, todos estaban contentos, pero cuando perdían, mientras más identificado estuviera el fan con su equipo (éste era una parte fundamental de su identidad) mayor era la furia.

Este estudio demostró cómo los equipos deportivos pueden evocar fuertes reacciones emocionales en nosotros, especialmente cuando (y tal vez porque) son centrales en cuanto a cómo nos definimos.

Vivimos para ser incluidos, para flamear la bandera de nuestros colores en algún mástil, y las emociones pueden ser el pegamento emocional que nos amarre a ese mástil.

Y tal vez no importe si las emociones son penas o alegrías.

Simplemente sentir una fuerte emoción (cualquiera sea esa emoción) puede dotarnos de vitalidad y animar nuestro sentimiento de pertenencia.

Por lo general, son los malos tragos los que dan significado a los buenos.

Así que, de momento es imposible saber si tu equipo llegará o no a la final. Espero que lo haga, pero incluso si esto no ocurriera seguro que vas a seguir con tu bandera en alto.

Después de todo, no tendría mucho sentido que alentaras a otro equipo. Incluso, en algún recóndito lugar de tu corazón, esperas sentir esa deliciosa decepción que sólo puede ser producto de una lamentable derrota, porque sabes que en alguna ocasión, tal vez en la próxima, te encuentres saltando de alegría.


Si quieres conocer las dietas que realmente funcionan, descarga ahora nuestro libro gratis Adelgazar con salud-Las dietas que funcionan, haciendo clic aquí

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

ANUNCIO OFICIAL: CURSILLO PARA HOMBRES

Los cursos intensivos, de una semana de duración cada uno, se impartirán durante los meses de verano. Esta es la lista de cursos impartidos este año:

Cómo hablar con un hijo que puede estar teniendo un problema

Cómo hablar con un hijo que puede estar teniendo un problema

Por varios motivos, muchos padres vacilan en discutir con sus hijos aquellas situaciones que temen, como el alcohol o el consumo de drogas. Pero sus hijos necesitan exactamente lo contrario...

Mantenga su cabello saludable en invierno

Mantenga su cabello saludable en invierno

Para los meses fríos del invierno, le enseñamos a mantener su pelo con la misma salud y vitalidad del resto de año

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: