Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Por qué no funciona tu dieta?

Causa frustración notar que los sacrificios que se hacen para bajar de peso no estén dando los resultados esperados. En la mayoría de las situaciones la culpable es tu mente, que te juega una mala pasada e impide que logres el éxito deseado...

Muchas mujeres se someten a la tortura de la dieta, pero con el paso de los días, advierten que la báscula no se mueve. Aunque sea doloroso, hay que plantearse qué es lo que se está haciendo mal e intentar evaluar las posibles razones para no alcanzar el objetivo previsto.

Si se ha seguido el régimen de modo estricto, lo más adecuado es acudir a un especialista que pueda determinar qué es lo que podría estar sucediendo.

Sin embargo, las causas más frecuentes tienen relación con las actitudes inconscientes:

1.- Manejo de la ansiedad con la utilización de la comida: se puede estar siguiendo una dieta, pero ésta de nada servirá si se cometen excesos por más pequeños que parezcan influirán negativamente.

2.- Saboteo alimentario: para una persona acostumbrada a comer porciones grandes no es fácil adaptarse a trozos más reducidos de comida. Sin darse cuenta, es frecuente exagerar un poco en el tamaño de las raciones.

También es frecuente permitirse ciertos privilegios u otorgarse premios. Todas estas actitudes son trampas y obstáculos que se interponen, pero que cuesta advertirlas. De ahí, que quien hace la dieta se sorprenda o frustre al advertir los resultados cuando se sube a la báscula.

3.- Rol de la familia: se puede estar siguiendo una dieta, pero si los integrantes de la familia no colaboran, resulta muy difícil seguir un ritmo estricto y situarse lejos de una situación con la que se tiene que convivir y puede ser de constante tentación. Muchas veces, la persona que está a régimen se ve influenciada por los hábitos alimenticios de otros o los consejos mal dados sobre el consumo de tal o cual alimento.

4.- Consumir otros alimentos a modo de sustituto: si un especialista ha dado una dieta desmenuzada y éste ha interrogado a su paciente con respecto a las preferencias en cuanto a determinados productos, no es correcto reemplazar un alimento por otro porque sí, ya que las propiedades pueden ser diferentes y sumar más calorías.

En conclusión, en la mayoría de los casos, no son las dietas las que no surten efecto, sino el comportamiento que se tiene frente a ellas. Si algo no está bien y la báscula registra un estancamiento hay que reflexionar acerca de lo que se está haciendo y aquello que todavía no se ha podido implementar.

Mejorar el comportamiento con respecto a la comida es el primer paso que hay que hacer antes de comenzar con una dieta de adelgazamiento.

La "Guía para bajar de peso en 7 días" te enseña gran cantidad de trucos y secretos para adelgazar rápidamente y en solo una semana. Encuéntrala haciendo clic aquí