Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

¿Por qué la misma prenda no te queda tan bien como a tu amiga?

La respuesta es simple: los talles dicen una cosa, y las medidas reales de la gente, otra. Consejos para elegir la prenda que te hará lucir más bella.
  
  

La única forma de estar seguros de que una prenda nos va a quedar cuando
no podemos probarla es conocer nuestras propias medidas.
 

Para
conocer sus medidas necesitará un centímetro o cinta de medidas y un espejo de
cuerpo entero. Las medidas deben ser tomadas con el cuerpo desnudo o en ropa muy
liviana. Deberé pedirle a alguien que le ayude a tomárselas. Usted quédese
bien derecho/a, los brazos levantados hacia los lados (en forma de T), mantenga
erguida la cabeza y respire con normalidad.
 

Para
medir el busto, debe hacerlo justo
por debajo de las axilas y sobre la zona de mayor volumen de su busto.

Medir
la cintura es lo más sencillo,
encuentre la línea natural de su cintura, rodéela en forma horizontal con la
cinta y mídala.

Para
medir la cadera, busque la zona de
mayor volumen de su cadera (por lo general a unos veinte a veinticinco centímetros
de la cintura) y rodéela con la cinta.

Su
medida de sombrero se toma por arriba
de las orejas y cruzando por la parte media de la frente.

Su
medida para guantes se toma alrededor
de los nudillos sin incluir el dedo pulgar.
 

Hay
cosas que debe saber a la hora de comprar sus prendas. Los talles en Estados
Unidos, Latinoamérica y Europa son distintos.
La mejor forma de manejarse es conseguir una tabla con las diferentes
conversiones, suelen conseguirse de forma gratuita en las grandes tiendas o
puede bajarla de Internet.

Recuerde que el algodón se encoge, esto quiere decir que debe compensar con un
talle más este efecto –aunque algunos fabricantes tienen en cuenta este
factor y ya lo tienen compensado-.
Pregunte a la vendedora para salir de la duda y ella también podrá darle
consejos acerca de los ¨secretos¨ de las prendas.

Pero, de todos modos, debe siempre tener a mano una buena costurera porque no
importa qué tan bien nos quede una prenda a la hora de comprarla, siempre habrá
que hacer algún arreglo.