Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Plantas para lugares oscuros: la camelia

Para esos casos en que se vive en un departamento o casa oscura, existen distintas variedades que darán satisfacciones y la alegría de sus flores, con muy poca luz. Veamos cómo cultivarlas…
  
  

La camelia

Esta
flor, que no tiene perfume, es originaria de Asia oriental, China,
Indochina, Japón y se difundió por Europa de mano de los jesuitas.

Es un
arbusto, o árbol pernnifolio de crecimiento lento,
e
s excepcional por su
floración en tres de las cuatro estaciones: otoño, invierno o primavera. Existen
más de 3.000 variedades diferentes
,
número que se incrementa año a año.


Símbolo
de longevidad, lazo de amor,
feliz matrimonio,
fortuna, victoria y felicidad. Es una planta decorativa y vistosa, pero también
puede crecer en maceteros.

Sus flores son solitarias, aparecen en el ápice de cada rama, y son con una
corola simple o doble, y comprendiendo varios colores. Suelen medir unos 7-12
cm.
de diámetro y tienen 5 sépalos y 5 pétalos,
s
us estambres son numerosos y están
unidos en la mitad o en 2/3 de su longitud.


El color de las flores va del blanco al rojo, simples, dobles o bicolores.

Sus hojas

son

persistentes, coriáceas, brevemente pecioladas, con bordes dentados ,
terminando en punta, alternas y de color verde oscuro reluciente y vivo con el
envés más pálido.


El aceite proveniente de sus semillas se deshidrata muy poco y retiene la
humedad; por esta razón, se utilizó como acondicionador del cabello y en los
tratamientos de la piel, para prevenir las asperezas. En un momento, sus
excelentes propiedades antioxidantes lo hacían ideal para cocinar.


Necesita poca sombra, pero a veces pueden exponerse a pleno sol a condición de
rociar frecuentemente las hojas y de que no falte la humedad atmosférica.


Protegerla del sol directo con tela media sombra
,
para que las hojas no se amarronen y pierdan su bonito color verde
,
l
e
gusta un ambiente húmedo.


Deberá cuidarse especialmente del
calor fuerte, a no ser que a las hojas no les
falte humedad atmosférica así como protegerla de los vientos frios y las
heladas que pueden dañar los capullos, por lo que se recomienda plantarla cerca
de una pared.


El suelo deberá ser poroso y con gran cantidad de materia orgánica y drenaje
,
y
nunca se deberá plantar en suelos calcáreos.

Necesita un riego constante durante el verano y en invierno el riego será
moderado ya que bastará con rociar la planta de manera habitual
, se
deberá abonar después de la floración y despunte, cuando ya se aprecia la yema
floral en el ápice de cada rama.


También es muy recomendable que cada cierto tiempo, le añadamos sulfato de
hierro, o mejor, quelatos de hierro o algún abono "ácido" especial .


Poda de Limpieza
:

Eliminar ramas muertas, secas o enfermas.


Ramas que sobresalen mucho del arbusto por su exceso de vigor. No conviene dejar
madurar sus flores a frutos para que no le quite fuerzas.


Poda de Floración.

No podar a la Camelia cuando tenga capullos.


Despuntar todos los ramos inmediatamente después de la floración, en primavera,
a pulgares cortos de 2 ó 3 yemas laterales, es decir, cortando justo por encima
de la segunda o tercera yema contada desde la inserción del brote. De estas
yemas surgirán brotes que al año siguiente darán en la punta de los nuevos ramos
una flor.

Siguiente:
La hortensia


Aprende a cultivar tu propia huerta orgánica
.
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Huerta y jardinería orgánica
haciendo clic aquí.