Planes de pensión: la opción del fideicomiso

Los planes de pensión corporativos fueron una de las tantas víctimas de la crisis del sistema financiero. Pero en estos últimos años las distintas compañías volvieron a tenerlos en cuenta a través de las dos fórmulas que contempla la figura del fideicomiso…
  
  

En realidad
lo que cambia con esta figura es el vehículo de los planes de pensión pero no el
instrumento en sí mismo, creado como paliativo a las dificultades de la
seguridad social.


¿Qué es un fideicomiso?

 

El
fideicomiso es un producto financiero a partir del cual el activo del fiduciante
– en este caso el fondo destinado a los planes de pensión – es aislado del
patrimonio y cedido a un fiduciario, para su administración a favor de los
empleados beneficiados.


Lo interesante es que son las propias empresas aportantes las que eligen el menú
de inversiones que puede utilizar el fiduciario. Y además se diferencia del
sistema anterior donde las compañías de retiro estaban obligadas a invertir en
opciones como títulos públicos y acciones.


El fideicomiso es muy popular en los países más importantes del mundo debido a
su doble condición de proveedor de financiamiento y alternativa de inversión.
Esta herramienta es muy segura porque en caso de quiebra de la empresa, los
acreedores no tienen acceso al activo del fideicomiso y por eso no corre riesgos
el beneficio para los empleados.


Otro grado de transparencia lo ofrece la condición de que el fiduciante no elija
un fiduciario del mismo grupo económico. La empresa fiduciante reúne todos los
meses las contribuciones correspondientes a los fondos de pensión de sus
empleados y los envía al fiduciario, que las invierte de acuerdo con el mandato
recibido. Esta decisión suele ser ejecutada por los responsables de Finanzas,
Recursos Humanos y Legales de cada empresa.


Para
aprender a invertir en forma segura,
descargue ahora nuestro libro gratis Todo
sobre la Bolsa, haciendo clic
aquí
.