Pimienta para mejorar la circulación sanguínea

Recetas caseras a base de pimienta para fortalecer el corazón y combatir la debilidad y otros problemas de salud



El pimentero o pimienta negra es un arbusto trepador cultivado, perteneciente a la familia de las Piperáceas, de unos 10 metros de altura, crece en las regiones tropicales, de raíz fibrosa y negra, y varios tallos que salen desde ella, nudosos, redondos, leñosos, verdes y llenos de ramas.

Sus hojas son aovadas, con siete nervios longitudinales, duras, crasas, de color verde oscuro brillante, enteras con puntas, alternas.

Sus flores son pequeñas agrupadas en espigas densas y terminales en cada ramita, y de color verdoso. Su fruto es la pimienta negra común, constituye una baya rojiza, que toma cuando seca, color negruzco, indehiscente, con una cáscara rugosa; contiene una semilla esférica y blanca, es aromática, ardiente, de gusto picante, y se usa mucho para condimento y medicina. En francés esta planta se llama “Poivrier” y su fruto “Poivre”.

Remedios naturales con pimienta


· La pimienta negra es un excitante de los órganos digestivos, pero no es recomendable para aquellas personas que padecen del hígado, de problemas intestinales y de hemorroides.

· Para limpiar las coronarias y las paredes internas de las arterias de acumulaciones de grasa, se trituran siete gramos de pimienta negra con una cucharadita de mantequilla sin sal, se endulza con una cucharadita de miel de abejas y se toma en ayunas durante 48 días.

· Para mejorar el funcionamiento del corazón y la circulación sanguínea, se tuesta y tritura cinco gramos de pimienta negra en dos vasos de agua, cuatro cucharadas de miel de abejas, el jugo de dos limones maduros con sus semillas y cáscara trituradas, y una pizca de sal; se mezclan y se toma en ayunas durante 48 días.

· Para mejorar la digestión, se tuesta una cucharadita de pimienta negra, se tritura junto con un puño de hojas de albahaca (blanca o morada), se hierve en una taza de agua; una vez tibia, se endulza y se toma dos veces diarias durante 48 días.

· Para curar los ojos inflamados, se tritura varios granos de pimienta negra en agua y se unta sobre los párpados.

· Para bajar la fiebre, se pone a hervir pimienta negra y jengibre en partes iguales en ocho vasos de agua hasta reducir el líquido a un vaso, se toma una cucharada con miel de abejas mientras dure la fiebre.

Con el mismo fin se prepara tres pizcas del polvo de pimienta negra mezclado con media onza del zumo de la hoja de toronjil, y se endulza con una cucharada de miel de abejas; se toma dos veces al día durante cuatro de ellos.

· Para recuperar las fuerzas perdidas (debilidad en general), se prepara una cucharadita del polvo de pimienta negra disuelto en un vaso de leche endulzado con azúcar moscabada, y se toma en la noche antes de acostarse.

· Para curar el dolor de cabeza, se tritura la pimienta negra en el zumo de las hojas de ben y se unta en la frente.

· Para recuperar la salud de los niños flacos, se prepara una cucharadita del polvo de pimienta negra con una de mantequilla sin sal, y se toma diariamente.

· Para eliminar envenenamientos y curar vómitos y diarreas, se tritura pimienta negra y se toma una cucharadita del polvo, con una de mantequilla sin sal, se mezcla y se chupa como caramelo.

· Para mejorar la memoria, se tritura 20 hojas de lochita con dos gramos de pimienta negra y cinco gramos de papelón; se toma esta preparación con un vaso de leche.

· Para curar la locura y la epilepsia, se tritura 21 hojas de lochita con siete gramos de pimienta negra y ocho gramos de azúcar moscabada, se mezcla todo y se toma en ayunas con un vaso de leche durante tres semanas.

· Para curar las hemorroides, se prepara pelotitas de diez gramos cada una, con cebolla, pimienta negra y toronjil morado en partes iguales y triturados, y se secan en la sombra; se toma una pelotita en ayunas durante una semana.

· Para controlar el mal aliento y las caries, se muele raíces de granado, pimienta negra, sal y carbón de la cáscara de arroz, se deja secar y se guarda como pasta para los dientes.

· Para eliminar la tos en los recién nacidos, se ralla pimienta negra con miel de abejas y se unta en el pecho de la madre antes de amamantar al bebé.

· Para controlar la tos, se tritura ajo y pimienta negra en partes iguales, se mezcla con papelón y se chupa una cucharadita después de cenar.

· Para curar la tos y la flema, se tritura tres gramos de pimienta negra con zumo de toronjil, se toma esta preparación varias veces durante tres días, se reduce la dosis en los niños. Con el mismo fin se tritura cinco gramos de pimienta negra con mantequilla sin sal y se chupa durante cuatro a ocho días.

· Para curar resfriados con tos, se fríe pimienta negra en mantequilla sin sal, se tritura y se toma con azúcar moscabada tres veces diarias durante tres días.

· Para eliminar la tos, se toma diariamente el polvo de pimienta negra con miel de abejas, mantequilla sin sal, azúcar moscabada y cambur (banana) manzano maduro.

· Para curar la garganta con flema y malestar producido por la gripe, se prepara unas pastillas de unos cinco milímetros de diámetro de una mezcla de diez gramos de ajo con diez gramos de pimienta negra y veinte gramos de hojas de ruda, se tritura todo y se pone a secar al aire libre bajo la sombra; se toma una pastilla tres veces al día durante 12 a 24 días.

· El fruto del pimentero con clavos de especie, en fricciones, calma el dolor del lumbago; en gárgaras con vino se usa en caso de angina.

· La pimienta negra macerada en alcohol alivia el reumatismo.


Por Prof. Christian Cazabonne

e-mail: [email protected]

Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición saludable, haciendo clic aquí.