Pequeño Kamasutra, ilustrado o no!!

A continuación!, una serie de consejos de esta obra milenaria que pueden ayudar a alcanzar la plenitud en esta área tan importante de la vida

Caricias frente a frente!

Estimulan la excitación antes de la relación y aumentan el placer mientras las dos personas se aman. La intensidad de las caricias es un potenciador del goce sexual.

Postura del Misionero

-La mujer cruza sus piernas alrededor de la espada del hombre.

-El hombre no debe apoyarse excesivamente sobre el pecho de la mujer porque su peso puede ser molesto y puede dificultar su respiración.

-La actividad está a cargo del hombre

-Debido a que no hay acceso manual al clítoris, conviene que el hombre trate de mantenerse lo menos adentro de la vagina que pueda de manera que sus movimientos ejerzan mayor presión sobre el clítoris.

Según los estudios, esta posición es la más utilizada en la cultura occidental, pero también la que más probabilidades de embarazo conlleva, debido a que la gravedad, impulsa con mayor fuerza a los espermatozoides.

Lado a Lado

Ambos integrantes de l apareja se acuestan de costado.

Esta postura permite la relajación, estimulación manual, roces, tacto y besos.

Postura de las Cucharas

El hombre se acerca a la mujer por detrás, permitiendo que ambos puedan estar cómodos y sin la presión corporal del otro.

-La penetración se facilita cuando la mujer levanta su rodilla ligeramente, pudiendo prolongar el coito por cierto tiempo.

-El hombre tiene fácil acceso a los senos de la mujer, y acariciarla y besarla en la zona del cuello, espalda, hombros, etc.

Penetración desde atrás

Esta postura es especialmente apropiada si la mujer posee un Punto G sensible porque resulta más fácil para el pene presionar contra la pared frontal de la vagina.

La mujer necesita levantar su pelvis bastante para que el hombre pueda tener acceso a la vagina.

En esta posición, los movimientos de penetración estimulan el músculo pubocoxígeo que produce altísimos niveles de placer en la mujer.

La postura permite la estimulación manual del clítoris y no pone mayor presión sobre el cuerpo.

La mujer encima

Sería como la postura del Misionero pero con roles invertidos.

En esta posición, es la mujer quien controla el ritmo de los movimientos, no se pone tanta presión sobre el cuerpo y deja libre acceso a la estimulación manual del clítoris.

Es una gran solución para los eyaculadores precoces o para alargar el tiempo de la relación, ya que la gravedad, “dificulta” un poco más el orgasmo masculino.

Las mujeres alcanzan un grado de placer más alto con esta postura, manejando el grado de penetración y los tiempos de excitación.

 

 

Sobre esta base de posturas, pueden generarse muchos movimientos y variantes. En ese momento, entra en juego la imaginación y creatividad sexual de cada uno.

También es cierto que muchas parejas adoptan ciertas formas de hacer el amor y se quedan con ellas, pero también es recomendable, ir introduciendo variantes y renovarse sexualmente dejando de lado los prejuicios. Luchar contra el aburrimiento y la rutina.

Placeres “prohibidos”

Una de esas variantes por ejemplo, es el sexo oral. Este tipo de relación tiene tantos adeptos como retractores, aunque debe saberse también, que no todo el mundo sabe bien como practicarlo, y que una experiencia negativa, puede crear una impresión equivocada sobre este tipo de sexo

Al hacer sexo oral, tanto en hombres como en mujeres, debe tenerse mucho cuidado con los dientes (no raspar), y a medida que la excitación aumenta, es fundamental ir incrementando el vigor de las caricias.

La estimulación oral, debe acompañarse de las miradas y caricias, ir sabiendo que es lo que al otro le gusta y repetirlo.

Este tipo de postura en pos de la estimulación oral mutua, genera grandes momentos de placer y excitación sexual en ambos integrantes de la pareja, si las condiciones de estimulación previas son ideales (la limpieza del cuerpo sobre todo en las zonas genitales, manos y boca). También, y como en todos los tipos de actos sexuales, la imaginación puede potenciar la fantasía y jugar con las sensaciones de la pareja.

El Gran Objetivo

El punto G es algo así como el tesoro que todos persiguen en la búsqueda del placer sexual máximo. Si bien cada mujer tiene su Punto G ubicado en diferentes partes de su vagina, al encontrarlo, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

-apoyar el dedo suavemente y de una forma acompasada sobre el punto

-ir cambiando la forma de estimulación y movimiento, según el placer que cause en la mujer.

-el cambio de sentido del movimiento, la presión que se ejerza sobre él manualmente, hace variar el grado de sensaciones.

-es imprescindible tener las manos completamente limpias, las uñas bien cortadas y limpias y no estaría de más utilizar un poco de crema o aceite lubricador a fin de hacerlas más suaves.

La estimulación del Punto G mediante la penetración, debe ser ayudada con la estimulación manual, más aún cuando la vagina de la mujer esté dilatada (por partos). La mejor forma de llegar a estimular esta zona, es con una posición de acceso como la del hombre por detrás, o con la mujer arriba del hombre.

Siga todas estas recomendaciones pero no olvide sumar su creatividad y fantasía a cada relación con su pareja. No existe una forma buena y una mala de hacer el amor… existe una forma placentera y una forma de mejorar, si es que no lo es aún.

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca