Peleando con un lobisón. Continuación.

JULIÁN empieza a referir cómo la noche 'anterior se encontró con un lobisón. . .
Pagina nueva 1 La leptospirosis es una enfermedad transmitida por una bacteria llamada Leptospira

Pegué un salto pa trás y empecé a recular pal lao de las casas, mientras que con el cuchillo, le hacia así, ligero, unas cruces cortitas; pero no cejaba el condenao y se me venía, y se me venía nomás; revolié el freno como pa espantarlo, y parecía pior; le tiré unos hachazos pero al aire porque no me animaba cortarlo, dicen que eso es malo.

Le tiré un puntaso, y hermanito, se puso como mancarrón que está por corcoviar, y mostraba los dientes igual que si se riyera.

Dije pa mí, me ha estao espiando de siguro, esperando que soltara el caballo pa tomarme de a pie. Era fiero el ruido que hacia con las orejas, juertísimo; quien sabe pa que sería, pasustarlo a uno, o talvez pa yamar lajanimas; yo no le daba la espalda, sabia que era malo y ansina hermanito, no quiero acordarme … meta tajo al aire, y reculando y reculando, un redepente sentí que empezaron a toriar los perros; me di cuenta que estaba cerca de las casas.

Cuando atropellaron, se sentó, dejó de hacer ruido con las orejas, y los perros le formaron rueda; vide, entonces, que de los ojos le salía como juego; abría y cerraba la boca sacudiéndose y cuando hacía esto, los perros ladraban despacito … ¡Quien sabe si les diría alguna cosa! …

Yo aproveché y sin darme güelta, pasé debajo del alambrao hasta que pude llegar al rancho. Sentí que los perros parecía que lloraban.

A la noche, toda la peonada comentaba el suceso. Lo ocurrido era algo natural y lógico; la explicación del caso, clarísima y convincente.

En el campo de "loj cujcos", que queda a unos mil metros de dicho lugar, hacía unos días habla entrado a trabajar, como “pión pa arar", Fulgencio, quien, como se sabe, "tiene dos gurises que son infieles", y el lobisón, esa noche, iba en la misma dirección …

(1) El "lobisón", según refieren los paisanos “es un cristiano igual que nosotros", pero puede transformarse o convertirse en un animal y toma especialmente la forma de perro; y así de noche los viernes, suele abandonar su casa, para dirigirse a los campos o a las vías de los trenes en busca de osamenta, que es su comida predilecta.

Suele merodear, sobre todo, en los lugares donde hay criaturas que aún no han sido bautizadas. Y así se recuerdan casos realmente extraordinarios: do niños de la misma edad y durmiendo en la misma cuna, a uno que "le habían echao el agua" y a otro no, caer el lobisón, y llevarse al infiel …

De su libro “Plumas de Ñandú”

Anterior