Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Pechugas de pollo a la Miguel MdQ

Recetas para compartir la cena de nochevieja para festejar con la familia y los amigos

Plato principal I

Pechugas de pollo a la Miguel MdQ

“Siempre volvíamos temprano para poder subir a la habitación de mi tía Leoncia antes de cenar. Al principio de la temporada, cuando los días eran más cortos… todavía se veía el reflejo del sol poniente en los cristales de la casa y una banda purpúrea en el fondo de los bosques… y esta púrpura, que coincidía a veces con un fresco muy vivo, asociábase en mi mente a la púrpura del fuego donde estaba asándose un pollo, que me traería, después del placer poético del paseo, el placer de la golosina, del calor y del descanso.”

-Marcel Proust-

Ingredientes (por persona)

          ½ pechuga de pollo por persona (de unos 250g)

          2 manzanas verdes peladas y sin semilla

          30g de panceta ahumada (tocino, tocineta)

          4 a 6 ciruelas pasas (secas) e hidratadas durante ½ hora en vino blanco seco, cognac o rom.

          ½ limón (el jugo solamente)

          Sal y pimienta negra

          1 cucharada de mostaza (si es Gijón mucho mejor)

          1 cucharadita de miel de abejas (opcional)

Procedimiento:

Marinar por ½ hora las pechugas en jugo de limón, sal y pimienta.

Aceitar una fuente para horno e ir colocando (acorde a la cantidad de comensales) 1 pechuga, a continuación rodajas de manzana, a continuación ciruelas pasa, y así continuar con pechuga, manzana, ciruelas pasas.

Una vez dispuesto todo rociar por encima con la marinada a la que habremos agregado el vino blanco en que se hidrataron las ciruelas.

Pintamos las pechugas con mostaza (si lo decidimos ya mezclada con la miel) y cubrimos con fetas de panceta ahumada (tocineta).

Cubrimos bien la fuente con papel aluminio y llevamos a un horno precalentado a 180ºC por espacio de unos 30 minutos. Retiramos el papel aluminio y dejamos en un horno 150ºC por unos 15 minutos más.

Servimos en fuente o platos individuales colocando una media pechuga por persona, un poco de puré de manzanas, unas ciruelas y por encima de la pechuga tocino.

Una vez retirado todo de la fuente se puede agregar un poco más de vino blanco y llevar al calor, removiendo con una cuchara bien el fondo para formar una salsa que podremos colocar a un costado de la pechuga o servir en salsera a parte (esta salsa se puede espesar con un poco de fécula de maíz –Maicena-)

Nota: Si uno de nuestros invitados es diabético optaremos por no poner ciruelas, pasas ni miel.

Siguiente: Budín Nesselrode