Parejas gay: cómo manejarse con los préstamos

Sepa cómo actuar a la hora de pedir un préstamo. Consejos para que éste no sea un futuro tema de discusión.

Préstamos y responsabilidades

 

En nuestra sociedad actual, a la hora de pedir un préstamo con su pareja las condiciones dependerán de si consiste en una relación homosexual o heterosexual. Según la legislación que rija, la unión entre dos personas del mismo sexo estará o no avalada por la ley.

Por esto, antes de pedir un préstamo asegúrese de saber cómo lleva su pareja sus finanzas. Que sea una persona la que ama, no significa que pague a tiempo la cuenta de su tarjeta de crédito. Deben estar seguros de que quieren embarcarse en un proyecto que puede ser a dos, cinco o veinte años. ¿Estará con él o ella dentro de veinte años?

No deje de estudiar el estado de crédito de su pareja, y el suyo también: de esta forma sabrá cuál es el mejor préstamo a pedir y cuál la tasa de interés a la que pueden aspirar. Conversen sobre el tema, evalúen con detenimiento cuán necesario es ese dinero, porque en el futuro puede ser una fuente de conflicto.

A la hora de ir al prestamista (sea un banco, una mesa de dinero o cualquier entidad financiera), vayan los o las dos. Si ven que la persona que los atiende no se siente cómoda o se comporta de forma extraña, salgan y elijan otro lugar.

De todas formas, pregúntele si la compañía está acostumbrada a trabajar con parejas homosexuales. Si no es así, pregúntele por qué no y si las respuestas no le satisfacen elijan otro lugar. Hay miles de empresas ansiosas por dar préstamos, porque es su forma de ganar dinero. Recuerden que no están pidiendo un favor, no tienen por qué atenerse a sus reglas y prejuicios.
 

Para aprender a manejar mejor tu economía, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.