Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Para tomar a risa la consulta al médico

La consulta a un profesional de la salud puede ser un hecho divertido…
  
  


Doctor, ya no puedo hacer el amor como antes…

El
médico lo mira y le dice: – Dígame señor, ¿cuántos años tiene?

Hmm, 92 …

¿Cuándo fue la primera vez que notó este problema?

La primera vez fue ayer a la noche y luego esta mañana.

Un
hombre de setenta y cuatro años está sentado en un banco del parque, temblando
y sollozando
. Un joven camina por el
lugar y le pregunta: "¿Cuál es el problema?"

Entre lágrimas, el
hombre contesta: "estoy enamorado de una mujer de 22 años". "¿Qué
tiene de malo eso?", le pregunta el joven. -: "Usted no entiende”.
Todas las mañanas antes de que ella vaya a trabajar, nosotros hacemos el amor.

A la hora del almuerzo ella viene casa y hacemos el amor de nuevo, y luego ella
me hace mi comida favorita. Por la tarde cuando ella tiene un descanso, se
apresura casa y hacemos el amor de nuevo, lo mejor que un hombre mayor podría
pretender. Luego hacemos el amor en el momento de la cena, y toda la noche
entera”. Luego se quiebra, sollozando, sin poder seguir hablando.

El
joven pone su brazo alrededor de él y le dice: "no entiendo. Parece tener
la relación perfecta. ¿Por qué está llorando?".

El
hombre mayor responde, entre sollozos: "es que me olvidé donde vivo".

El
doctor hablando con el paciente y sus familiares:

" hay dos opiniones divergentes sobre cómo tratarlo mejor. Para mí, usted
necesita un triple bypass. Para su OBRA SOCIAL, lo que usted necesita es
frotarse el pecho con este tubo de crema de 14 pesos".

Tres
médicos están haciendo cola para entrar al paraíso.

San Pedro sale y hace la primer pregunta: "Qué han hecho ustedes para
merecer entrar al Cielo?"

"Yo
soy pediatra y he traído miles de bebés del Señor al mundo".

"Bueno,
suficiente para entrar", contesta San Pedro y se va. La misma pregunta se
la hace al segundo médico.

"Yo
soy médico generalista y voy a los países del Tercer Mundo tres veces por año
a curar a los pobres".

San
Pedro se impresiona y le permite entrar.

El
tercer médico, sabiendo la pregunta, dice "yo soy director de una
prepaga".

San
Pedro se queda meditando y luego dice: "bien, usted puede entrar al
Cielo… pero sólo por 2 días".

Un
vasco fue a ver al médico.
Después de
un largo examen, el doctor suspiró y dijo, "tengo malas noticias para
usted… usted tiene cáncer y no puede curarse.

Le doy de dos semanas a un mes
de vida”. El hombre se asustó y entristeció con la noticia, pero como era de
carácter fuerte, pareció recomponerse y salió a la sala de espera. Allí vio
a su hijo que lo estaba esperando.

Le
dijo: "hijo, nosotros los vascos celebramos cuando las cosas son buenas y
cuando las cosas no van tan bien. En este caso, las cosas no están tan bien.

Yo tengo cáncer y me han dado poco tiempo de vida. Vamos a la taberna y tomemos
unos tragos. Después de tres o cuatro tragos los dos estaban sintiéndose menos
sombríos. Empezaron a escucharse más risas y a aparecer más vino.

En
ese momento se acercan unos viejos amigos y les preguntan qué están
celebrando. El vasco contesta que ellos celebran lo bueno y lo malo, y que están
bebiendo hasta que todo termine” Luego
agregó, "Tengo sólo unas semanas de vida, me han diagnosticado sida”.
Los amigos le dieron sus condolencias y tomaron un par de vinos más.

Después
de que sus amigos se fueron, el hijo se agachó y susurró,
confundido,…"Papá, yo pensé que dijiste que tenías cáncer? ¿Por qué
le dijiste a tus amigos que tenías sida?".

"Hijo, yo tengo cáncer, sólo que no quiero que ninguno de ellos
duerma con tu madre después de que yo me haya ido”.

Adaptado
de ”OH MY AGING FUNNY BONE…MmmEDICALLY TYPING” (www.seniorresource.com)