¿Para qué sirven los seguros de vida y accidentes?

La vida nos depara momentos inolvidables, pero tiene también sus sinsabores.
Sólo sus obras juveniles han precisado una recuperación y en grabaciones han tenido más éxito que en los teatrosPagina nueva 1

La pérdida de un ser querido o su incapacidad por algún accidente o enfermedad y, sobre todo, del que genera los ingresos principales en la familia puede trastocar todos los planes que se tejieron laboriosamente a lo largo de las años: la educación de los chicos, la casa en la que vivimos, el grupo de amigos, el nivel de vida en que nos movemos, nuestras vacaciones.

En pocas palabras, todo.

Incluso, si tenemos la posibilidad de vivir lo suficiente, la concreción de los planes trazados para nuestro retiro pueden verse afectados sin un adecuado ahorro a lo largo de nuestra "vida productiva".

Un seguro de Vida o de Accidentes le permite, en primer lugar, reemplazar esa pérdida de ingresos que se produce cuando alguien muere (generalmente la persona que produce la mayor parte o todos los ingresos de la familia).

Si Ud. muere mientras el contrato está vigente la aseguradora le pagará la suma que se haya determinado libre de impuestos a la persona o personas que Ud. haya designado como beneficiarios.

Pero, además, un buen programa de seguro de vida le provee, también, dinero para cubrir los nuevos costos que surgen después de su fallecimiento, las necesidades básicas del hogar y la protección y cuidado de sus hijos.

Este ingreso en efectivo le permite a su familia cubrir sus futuras necesidades (la educación universitaria de los chicos, parte o todas las necesidades para el retiro de su cónyuge).

Algunos tipos de pólizas (seguros de vida con ahorro) le permiten obtener una suma de dinero que va creciendo a medida que se abonan las cuotas de su seguro y por efecto del interés que obtiene la aseguradora con sus fondos.

También le dan la posibilidad de solicitar préstamos prendarios o hipotecarios a tasas muy ventajosas de acuerdo al fondo acumulado en su cuenta personal.

¿Necesita Ud. realmente un seguro de vida o de accidentes?