¿Para qué estás programado a la hora de gastar, invertir o pagar?

Consejos para que dejes de ser un autómata a la hora de gastar, invertir o pagar y puedas tener armonía en tus relaciones y una conciencia más abierta sobre lo que te conviene
  
  



Cada uno
de nosotros tenemos diferentes acuerdos con respecto a
cómo gastar, invertir y
manejar nuestro dinero

En su gran mayoría estos acuerdos están basados en lo que aprendimos de pequeños
o incluso en malas experiencias que tuvimos y con el tiempo estos acuerdos van
quedando obsoletos.

Es importante que revisemos muy seguido estos acuerdos sobre todo cuando se
quiere hacer un cambio de paradigma ya que lo viejo y obsoleto nos encasilla en
un solo lugar y somos incapaces de recibir más dinero o ver al dinero como una
energía fluida y positiva.

En este artículo compartiré contigo algunos de estos acuerdos para que dejes de
ser un autómata a la hora de gastar, invertir o pagar y puedas tener armonía en
tus relaciones y una conciencia más abierta sobre lo que te conviene:

Algunos ejemplos de este tipo de acuerdos son:



1.-Sí puedo gastar cantidades estratosféricas en ropa pero en libros no… ¿Por
qué? Porque alguien me lo dijo, mi papá, mi mamá, una persona a quien no le
gusta leer y entonces yo tomé ese acuerdo y lo hice mío, pero ahora tengo mucha
ropa y compro ropa compulsivamente pero cuando tengo que comprar un libro me
duele el estomago porque inconscientemente mis acuerdos no permiten comprar
libros o gastar mucho dinero en libros.

Otro ejemplo:

2.-Sí puedo gastar dinero en música y computadoras pero estoy acostumbrado a
ahorrar en comida, entonces ahora que ya me casé, mi esposa piensa al revés y no
le gustan las computadoras ni la música pero prefiere ir a finísimos
restaurantes donde se paga mucho, así que ahora tenemos problemas porque no
estamos de acuerdo en la forma de gastar.

Es
importante revisar qué acuerdos te sirven y cuáles no, ya que algunos son buenos
y te ayudan a administrar tu dinero pero otros no funcionan como en el caso de
las personas que gastan mucho en ropa y tienen el closet retacado de zapatos y
ropa, siguen comprando por inercia simple y sencillamente porque tienen un
acuerdo inconsciente de comprar ropa.


Lo hacen
como autómatas y no abren una cuenta de ahorros ni hacen algo más con su dinero
pues solo están "programados" para comprar ropa

En el caso de los matrimonios también es muy bueno que se sienten a revisar sus
acuerdos y a ponerse a pensar cómo equilibrar la situación para que se puedan
tener ahorros y a la vez salir a restaurantes y adquirir material de cómputo y
que la familia tenga una línea de gastos armoniosa.

-¿No compras perfumes finos porque crees no merecerlos?

-¿Gastas demasiado en cosas desechables que no te sirven?

-¿No inviertes en tu crecimiento personal porque tus padres no le daban
importancia a la educación?

Revisa tus acuerdos con respecto al dinero y la forma de gastarlo e invertirlo y
crea nuevos acuerdos que te ayuden a enviar vibraciones positivas en todas tus
transacciones monetarias.


Por
Olivia Reyes Mendoza

www.ProsperarJugando.com