Orientación vocacional: Proyecto de vida.

Los roles de la mujer en la sociedad actual.
  
  

He aprendido que la madurez tiene que ver con las experiencias que he<br /> tenido y aquello que he aprendido de ellas


 

 

Es evidente que hubo
un cambio entre lo que se esperaba de una mujer hace 40 años y lo que sucede
hoy. Cada vez más la mujer va ocupando
cargos jerárquicos y es protagonista
activa dentro de nuestra sociedad.

Sin embargo existen todavía
resabios de una caduca organización social en la cual el hombre es el actor
principal y el espacio de la mujer continúa siendo secundario.

Entre 1960 y 1970 se observa que un
porcentaje considerable de mujeres accedió a los niveles medio altos de la
estructura ocupacional y que dicha proporción es muy superior al incremento del
acceso de los hombres a los mismos niveles.

Las mujeres ya no se conforman con
ser sólo esposas, madres o amas de casa, sino que buscan desarrollarse por
medio de una tarea o estudio.

Si bien este cambio permite a la
mujer situarse en otro u otros roles en la sociedad, también incrementa las
presiones, el stress, la ansiedad.

Con la “liberación” femenina, se han
aumentado las responsabilidades ya que actualmente la mayoría de las mujeres
trabajadoras continúan con los roles tradicionales y han sumado a éstos, el
trabajo productivo.

¿Por qué trabajan las mujeres?.
Los motivos varían: por el salario, que muchas veces y cada vez más es
fundamental para aportar al hogar, por la independencia económica y también en
otros casos, prima la realización personal y profesional.

Muchas veces la mujer se ve impedida a optar por elegir entre quedarse en
casa educando a sus hijos y el ejercicio de su vocación.

Disyuntiva compleja de
resolver sin duda por lo que se deja de lado o posterga. En estos casos la ayuda
profesional tiene que ver con ayudar a replantear un proyecto de vida que
conduzca a conciliar las necesidades, ajenas y propias.

 Emociones como la culpa,
la ansiedad, el temor y la indecisión pueden ser mejor manejadas cuando se
expresan y aceptan, que cuando simplemente se las padece.