Home > > Humor

Chistes de oficina y profesiones

Oración para la chamba

Señor, concédeme la Serenidad para aceptar las estupideces de mi empresa que no puedo cambiar…

El coraje para cambiar aquellas que no puedo aceptar y la sabiduría para ocultar todas las pendejadas que hice durante el día.

Ayúdame a dar siempre el 100% en mi trabajo:

12% el Lunes,

23% el Martes,

40% el Miércoles,

20% el Jueves,

5% el Viernes...

Que no trabaje los sábados y menos los domingos.

Cuando tenga un mal día y que parezca que mis jefes o mis compañeros tratan de perjudicarme. Recuérdame, Señor, que se requieren 42 músculos para sonreír y tan sólo cuatro para acomodarles un buen chingadazo ya estará de Dios tener que tensar 46 músculos si sueltas el chingadazo sonriendo y sobre todo...

No permitas que me falte la fuerza cuando caiga en la tentación de romperles su madre; por que como sabrás soy un tanto débil.

Señor, mándame pena y dolor, mándame males añejos, pero en el trabajo señor, lidiar con pendejos, no me lo mandes por favor....... .

NOTA: Se recomienda rezarla fervorosamente tres veces antes de entrar a las instalaciones de tu centro de trabajo y en aquellos casos difíciles que se presenten durante tu jornada laboral y recuerda la caridad empieza por uno mismo, si tienes algún amigo o amiga con problemas laborales envíasela, no será milagrosa pero cuando menos los haras sonreir.

Enviado por Laura. ¡Muchas gracias!

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestros libros gratis de chistes judíos haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa y Curso de Risoterapia, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

ADRI

Por AROMA


Mas notas del autor:

La Redacción

La Miel: un gran aliado de la salud

La Miel: un gran aliado de la salud

Usos medicinales de la miel, a través de los siglos y en la actualidad

Hombros pequeños y caderas anchas

Hombros pequeños y caderas anchas

Cómo disimular los hombros pequeños y caderas anchas y vestir lo que tu cuerpo necesita...

CHIPs, policías “como los de antes”

CHIPs, policías “como los de antes”

Cuando los buenos eran los buenos y los malos eran los malos, queríamos ser como los policías de CHIPs. Hemos crecido, sí, pero igualmente podemos ponernos unos lentes de sol, abordar una moto, y viajar en el tiempo para recordar esta serie.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: