¡Odio a mi jefe!

A todos nos ha pasado de tener un jefe difícil con el que lidiar. ¿Qué hacer? Te traemos algunos consejos útiles…
Cuando hay una situación tensa entre un jefe y un empleado, desde la posición de empleado debes replantearte si no eres tu el problema. Piensa si estás haciendo bien tu trabajo, si estas siendo productivo, puntual, responsable, si te estás esforzando y demás.

 Si estás convencido que tu respuesta así, puede que sea un caso de “jefe difícil”. Lo primero que debes hacer es asumir que eres el empleado, el subordinado. Luego, piensa que cosas le gustan y cuales le molestan a tu jefe, y por supuesto evitar las cuestiones que le molestan.

Lo más difícil es conservar la buena actitud mientras se lidia con una situación así. Si te cuesta demasiado mantener la actitud en el día a día, debes plantearte cual es el problema con esa persona.

Si te llega a afectar personalmente dentro y fuera del trabajo, debes tomar la decisión de que no puedes seguir en ese lugar. Por supuesto que depende de las circunstancias, pero si existe otra alternativa, elige tu salud.