Obesidad, una epidemia mundial

Las tasas de obesidad han crecido de forma alarmante en todo el mundo. Por eso, un grupo de expertos de todo el mundo ha decidido reunir sus esfuerzos para luchas contra esta enfermedad...

El fuerte avance de la obesidad en las naciones industrializadas, ha provocado que gobiernos y profesionales de salud declaren “epidemia” a esta enfermedad, y aúnen sus esfuerzos con el fin de lograr disminuir sus altos niveles en la actualidad.

Estos dirigentes han coincidido en señalar que la obesidad es una de las enfermedades que más atentan contra las personas, tal como afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la cual este desorden se ubica entre los diez riesgos principales para la buena salud de las personas, ya que la misma puede aumentar significativamente las chances de sufrir problemas como hipertensión, diabetes, artritis de la rodilla, gota, e incluso cáncer, entre muchas otras dolencias.

Por eso, este grupo internacional conformado por diversos especialistas en nutrición, tecnología, economía, y otro tipo de carreras, ha desarrollado con el apoyo de la OMS un proyecto a gran escala para educar a la gente en relación a su dieta alimenticia y a su actividad física, aspecto claves para poder combatir la obesidad.

El motivo de estos emprendimientos también es económico, puesto que se calcula que entre un dos y ocho por ciento de las erogaciones que realizan los gobiernos en materia de salud, está destinado a la lucha contra la obesidad.

Una epidemia en crecimiento

Razones no faltan para alarmarse por el crecimiento de la obesidad. En los Estados Unidos, por ejemplo, esta enfermedad ha ido en constante aumento desde hace varias décadas.

Y es que si en los años sesenta, aproximadamente el cincuenta por ciento de sus ciudadanos sufría de exceso de peso, y más del trece por ciento eran directamente obesos, hoy en día los adultos con sobrepeso han llegado a conformar casi el 65 por ciento (¡Sí, el 65 por ciento!) y más del 30 por ciento del total de la población es obesa.

Actualmente, los obesos estadounidenses duplican la cantidad que había veinte años atrás, y han aumentado casi un tercio desde hace apenas diez años a esta parte.

Canadá, un país que tiene mejores hábitos alimentarios, tampoco ha quedado al margen del fenómeno, por lo que hoy en día cerca del 50 por ciento de los adultos sufre de algún tipo de sobrepeso y un 13,4 por ciento del total de sus habitantes son considerados obesos.

Los países latinoamericanos no cuentan con estadísticas tan precisas, pero diversos estudios señalan que la mitad de la población sufriría de sobrepeso y más del 15 por ciento sería obesa.

Educando sobre alimentación y el ejercicio físico

Según afirman los profesionales que llevan adelante este proyecto, la industria mundial de alimentos utiliza técnicas de publicidad y políticas de precios que fomentan un consumo excesivo de los alimentos con muchas calorías y baja calidad nutricional.

Por eso, estos expertos insisten ante gobiernos y empresas de todo el mundo en que creen leyes -en el caso de los primeros-, y compromisos -en el caso de los segundos-, para ofrecer información nutricional, tanto en los envases de los productos como en los menús de los restoranes, especialmente los de comidas rápidas.

Asimismo, exigen a los gobiernos que se fijen nuevas limitaciones a las publicidades sobre alimentos, sobre todo cuando la misma está destinada a los más chicos.

¿Y como financiarían estas acciones? Ellos también tienen la respuesta para esto: se haría imponiendo un impuesto extra sobre aquellos alimentos que no entran dentro de la categoría de saludables, para luego utilizar dichos ingresos con el fin de realizar más publicidades que adviertan sobre sus perjuicios.

Otro destino para los montos recaudados, podría ser subsidiar la comercialización de alimentos más saludables, ya que estos expertos han realizado varios estudios científicos que señalan que muchas personas optarían por consumir alimentos más saludables si los mismos fueran más económicos que las comidas menos nutritivas.