Nutrientes beneficiosos y perjudiciales para pacientes en diálisis

Si usted o algún familiar deben someterse a una diálisis, deberán modificar su dieta habitual. En esta nota la dieta más adecuada para las personas que deban realizar este tipo de tratamiento.
  
  

Tener que realizarse
diálisis renales cambia todos los aspecto en la vida de una persona, y su dieta
no es la excepción. En la mayoría de las personas, el tratamiento de diálisis
llega luego de meses, o quizás años, de fallas en la función de los riñones,
como consecuencia de diabetes, fallas del corazón, o alguna enfermedad
específica en los riñones. Por eso, una dieta apropiada es parte fundamental de
la asistencia médica, durante todo el tiempo que dure el tratamiento.

 En primer lugar, debe
saber que las necesidades nutritivas de los pacientes en diálisis difieren de
cualquier otro grupo: mientras que para el resto de las personas se recomienda
una dieta basada en el cuidado del corazón, cuyos alimentos deben ser bajos en
grasas, es decir pocas carnes rojas y muchas fruta y verduras frescas, así como
por lo menos ocho vasos de agua fresca y pura al día, para las personas
sometidas a diálisis, la atención se concentra en las calorías y las proteínas.

 Los pacientes deben
esforzarse en mantener una dieta que les permita mantener un peso equilibrado y
estable, pese a la disminución del apetito que suele producirse. Al mismo
tiempo, deben restringir el sodio, el potasio, el fósforo y la ingesta de
líquidos.

 Tenga en cuenta sin
embargo que la consulta con un nutricionista es imprescindible, ya que las
recomendaciones diferirán según el tipo de diálisis y el estado general del
paciente.

 A continuación, le
presentamos una descripción de los factores que tienen una importante incidencia
sobre los pacientes con diálisis:



  1. Calorías

Las calorías deben ser
suficientes para prevenir el desgaste muscular. Dependiendo del tamaño de la
persona, de su peso actual y de su “peso seco” (es decir peso ideal sin
retención líquida), un médico o nutricionista pueden establecer un mínimo de
requisito de calorías diarias.



  1. Proteínas

La proteína es la piedra
basal de cualquier plan dietético. La mayoría de las mismas provienen de
alimentos con muchos aminoácidos, como la carne, los huevos, y algunos productos
derivados de la leche. Muchos otros alimentos también contienen proteínas, pero
sin aminoácidos, por lo que estas proteínas serán menos útiles para la
conservación de la masa muscular y se eliminarán más por orina, sobrecargando
aún más a los riñones.

 Algunas fuentes
tradicionales de proteínas, contienen también otras sustancias que pueden causar
problemas en un paciente renal, por lo que se deben evitar; aquí se incluyen
ciertas legumbres y las nueces.

 Las personas que deben
realizarse diálisis, requieren una gran cantidad de proteínas. Para permanecer
saludable, los médicos recomiendan un mínimo entre 1.5 y 2 gramos de proteínas
por kilogramo de “peso seco”, es decir peso ideal sin retención líquida.

 Una buena guía sería
comer cerca de un 25 % de los requerimientos proteicos diarios en cada comida, y
utilizar suplementos para llegar al total. Los nutricionistas incentivan a comer
carne en todas las comidas, así como  y suplementos dietarios ricos en
proteínas.



  1. Potasio

El potasio es un elemento
crucial, aunque no en más de dos a tres miligramos por día, según lo que indique
el médico a su paciente. Pero como los alimentos envasados no tienen más como
obligación indicar su contenido en potasio en sus envases, es necesario obtener
una lista de los alimentos ricos y pobres en potasios, por parte de un
nutricionista, un libro de dietas, o una página web.



  1. Sodio

El sodio probablemente se
haya restringido en los meses previos a la diálisis, pero es también crucial. Si
bien todavía debe ser limitado, el sodio es uno de los minerales que se pierden
por el proceso de diálisis, por lo que se debe suministrar un mínimo.
Dependiendo de la condición médica particular, suele indicarse un máximo de 2 a
3 gramos diarios.



  1. Derivados de la leche


 
Los productos derivados
de la leche, si bien son una importante fuente de proteínas de alta calidad,
necesitan ser limitados a causa de su contenido en fósforo. Estos incluyen la
leche, el queso, y la manteca. Los quesos aceptados son el parmesano y otras
variedades de quesos blancos pobres en sodio. Dependiendo del consejo
profesional, puede reemplazarse por sustitutos no lácteos..

 6. Fósforo

 El fósforo es un elemento
importante para fortalecer los huesos, y la mayoría de la gente puede manejar
cualquier potencial exceso, ya que su cuerpo simplemente eliminará el excedente.
Los pacientes con insuficiencia renal, en cambio, no pueden hacerlo, por lo que
deben evitarse los alimentos ricos en fósforo.

La picazón es el primer
signo de la presencia de fósforo en la corriente sanguínea. Entre los alimentos
prohibidos se encuentran como la harina de avena, el salvado, el arroz entero,
las chauchas y lentejas, las vísceras animales, el salmón, las sardinas, el
chocolate y las gaseosas colas.

 Si bien parece que hay
muchas comidas “prohibidas”, es posible tener una dieta variada y deliciosa,
dentro de la lista de alimentos que son aceptables y saludables para los
pacientes de diálisis. Sí, existen algunas restricciones, pero muchas personas
viven muy bien, con una dieta agradable, y durante años, realizándose diálisis
varias veces a la semana.


 Comidas


 Desayuno

 El desayuno (o almuerzo)
podría ser un filete o hamburguesa con huevos (un omelet con tres claras y una
yema, quizás), y la fruta elegida debe ser pobre en potasio, acompañada de
tostada con mermelada.

 El trigo, el arroz, y el
maíz funcionan muy bien, calientes o fríos. Las papas, en cambio, no son muy
recomendables, pero pueden consumirse de vez en cuando si son puestas en remojo
desde la noche anterior (la espuma que se desprende al remojarlas es el potasio
que sale de las papas.


 Almuerzos y cenas

 Los almuerzos y las cenas
deben ser con carnes rojas y blancas asadas, atún bien enjuagado, o pescados con
una ensalada de lechuga repollada (tienen el potasio más bajo) y una selección
de verduras frescas con bajo contenido en potasio. Una ensalada de frutas podría
ser también un buen postre, pero no debe acompañarse con productos lácteos.


 Bebidas y snacks

 Además de los suplementos
líquidos especiales para pacientes en diálisis (con muchas calorías y proteínas
y pobres en sodio y potasio), puede recurrirse a bocadillos como frutas
seleccionadas, y galletas de arroz, maíz o trigo y pop-corn mezclados con
mantequilla de ajo, cebolla, chile y queso de parmesano.

 A menos que también haya
problemas de diabetes, las calorías también se podrían lograr con dulces y otros
alimentos ricos en azúcar, que no contengan sodio, potasio ni fósforo.



Recuerde: Estas recomendaciones son generales. Para los casos específicos, se
debe concurrir a un médico nutricionista