Nuestra vida en un cigarrillo

Pasos hacia el objetivo de dejar de fumar

Cuando por decisión personal, problemas de salud o por simple economía, debe dejar de fumar, si es que con anterioridad ya ha hecho el intento, habrá descubierto que no es tan fácil abandonar el vicio como piensan aquellos que nunca fumaron.

Fumar es una actividad que se encuentra profundamente arraigada en nuestra conducta, no solo como una dependencia adictiva (nicotina, alquitrán, etc.) sino como un hábito cotidiano que forma parte de cada espacio y de cada actividad que realizamos minuto a minuto.

En efecto, para graficar el alcance del problema, cuando estamos felices por haber logrado el éxito en algún examen, cuando al fin obtuvimos el favor de aquella persona tan especial que nos proporcionó una noche inolvidable, o nos ascendieron en el trabajo. ¡Que mejor que celebrarlo con un cigarrillo!.

Si en cambio, nos aplazaron en ese mismo examen o aquella persona tan soñada nos rechazó otra vez, promocionaron  a nuestro Jefe gracias a nuestros esfuerzos. ¡Que otro consuelo que un cigarrillo!. También cuando comparte la mesa con amigos, todos desenfundan el cigarrillo casi al mismo tiempo. …¡Píenselo! Cuando leemos, escribimos, planificamos, trabajamos, estudiamos y por supuesto; luego de hacer el amor; El cigarrillo está presente. ¿Y cuando vamos al baño? …¡Por supuesto! También es desodorante de ambientes.

Pero no se engañe; Ese amigo “traidor” lo está matando (Ud. siempre lo supo). A esta altura ya se habrá dado cuenta que no se trata simplemente que “Usted tiene un vicio”, sino más bien “Que toda su vida gira en torno al cigarrillo”; Entonces la única solución no es simplemente dejar de fumar, se trata de que cambie su modo de vida, solo tendrá un resultado duradero si contempla el problema dentro de un ciclo mayor, lógicamente sin cambiar sus amigos, su trabajo, y mucho menos dejar de hacer el amor.

Como dijera Mefisto en Fausto “…Ya que no podemos concretar una solución directa, adoptemos una estrategia” 

1.      Toma de conciencia 

Es todo cuanto usted requiere para comenzar este (o cualquier otro) tratamiento; que tome la decisión consciente de abandonar el vicio y el hábito de fumar. Reconozca las implicancias negativas que el fumar tiene en su vida, su físico, sus relaciones y sus conductas. Simplemente piense como su vida es suavemente guiada por este cilindro de tabaco y papel. Cada vez que fuma, a partir de ahora, sea consciente de que está fumando  …y entonces; ¡Perdónese!. Solo eso ¡Perdónese! Cada vez, no necesita hacerlo en voz alta, hable para Usted mismo. Perdónese por estar atentando contra su salud.

Hágalo con la mayor frecuencia posible, todos los días. Aunque usted siga fumando habrá adoptado el primer paso de todo ex fumador; El reconocer que fumar es perjudicial para la salud, para “su” salud, primero, y luego, para la de otros .-su familia-. Recuerde que si su deseo es morir, hágalo rápidamente y de una sola vez, no se transforme en una carga para sus familiares 

2.        Señales de su decisión 

Ya está decidido a dejar de fumar, pero resulta que su inconsciente, que se maneja por el hábito que usted le inculcó durante años, no se dió por enterado. Deberá cambiar y mejorar sus hábitos, hacer que se entere de su decisión.

…Alguna vez de niño, recuerdo al cuidador de un parque, el cual decía haberse alejado del vicio mientras daba una profunda pitada a un cigarrillo enfundado en una boquilla de 10 centímetros.

Más allá de lo gracioso, les puedo asegurar que el simple hecho de colocar un filtro entre ustedes y el cigarrillo, además de protegerlos contra los temibles estragos del alquitrán, estarán enviando una señal inequívoca a su subconsciente de su decisión. Para reforzarla, observen el alquitrán que queda adherido en la boquilla y agradezcan que eso no está en sus pulmones.

No duden en acostumbrarse al uso de la boquilla, si creen que eso les cambiará “el gusto” al cigarrillo, recuerden que lo mismo se decía del profiláctico, del edulcorante, de los productos “liht” y cada día se utilizan más. 

3.      Estar mínimamente lúcido 

Luego de ocho horas de sueño, lapso en el cual no bebe líquido pero sus riñones continúan filtrándolo de su cuerpo, ocurrirá que al levantarse por la mañana tendrá cierto grado mínimo de deshidratación corporal, pero lo suficiente como para afectar a las sensibles neuronas. Esto se manifiesta como modorra, lentitud de pensamiento y pesadez, actitudes estas que favorecen los actos automáticos e inconscientes, como es el de estirar la mano al paquete de cigarrillos sin siquiera darse cuenta de lo que hace, y como usted ya sabe, el “primer cigarrillo de la mañana” es el que más daño hace. ¡Elimínelo urgente!.

Como le decía; Usted está deshidratado, y con la cabeza embotada es presa fácil del vicio, que se funda justamente en actos automáticos. Necesita estar lúcido. Tome dos vasos de agua mineral antes de desayunar, eso lo rehidratará y le devolverá la voluntad, se dará cuenta que es mucho más fácil sostener una decisión consciente, al disminuir los automatismos, sin esfuerzo y con un poco de agua, vencerá fácilmente la inercia. 

4.      La alimentación ayuda 

Si considera lo que “el placer” de fumar le hace a su organismo, circulación sanguínea, piel, pelo, etc. (para no hablar de cosas peores), usted necesitará tomar antioxidantes, algunas fuentes de esto son las vitaminas C y E, que se encuentran en:

Germen de trigo, frutas y verduras (vitaminas C y E)

Pescado; Salmón, caballa, atún (fuente de aceite omega 3)

Cereales, integral (que le aportarán fibra)

Tome agua mineral abundante, jugos y té (no café)

Duerma todo lo posible 

Si recuerda la fábula del zorro y las uvas verdes, usted tendrá altas posibilidades de ser un “intelectual por descarte”, pues si fuese una persona atlética no le permite el acceso al ámbito deportivo con el cigarrillo en la mano, y por más que lo dejaran entrar, su capacidad física estará seriamente disminuida, conclusión ¡Usted es un intelectual! Obviamente que sentado en una silla es poco lo que se gasta, con cualquier cosa que usted coma le sobra energía, y puede no notar la diferencia entre una alimentación sana y otra que no.

No se deje engañar. Usted va a librar un combate contra el cigarrillo por aire, mar y tierra, tiene que estar preparado para la campaña, marchas forzadas, control de temperamento, bajar la ansiedad, y por supuesto… no subir de peso. Pues bien, ya que es un intelectual, utilice esa capacidad para planificar, paso a paso, como va a mejorar su alimentación. 

5.      Busque apoyo 

En sus seres queridos (aquellos que no fuman), pues para sus seres queridos que fuman, usted se convertirá en el Anticristo. Sea tolerante para con ellos, como otros lo han sido con usted. Familia, grupos de apoyo, terapeutas y amigos, son de inapreciable ayuda. En cuanto a los compañeros de trabajo, dicen que funciona tomar un compromiso delante de ellos. Particularmente le ratifico que solo a Usted le concierne su salud, dejar de fumar es la decisión más intima que haya experimentado, de usted depende y de nadie más, solo usted lo puede lograr, sépalo desde ahora.

No obstante lo dicho, son muy útiles las terapias psicológicas de contención, asistir a grupos de apoyo, técnicas de rayo láser con fitoterapia, parches de nicotina, acupuntura, medicación; “Todo suma”. Son caminos que conviene transitar para reducir gradualmente la cantidad del consumo de cigarrillos. 

6.      Prepararse 

Póngale una fecha límite al último cigarrillo, le recomiendo que no supere los 10 días corridos y marque ese día en el calendario. Si fuese necesario, pídase uno o dos días de licencia o búsquese algún feriado o fin de semana. El día anterior fume más del promedio ¡Satúrese! (Una mancha más que le hace al tigre). Pero cuando den las 0:00hs del día “D” deshásgase de encendedores y ceniceros, tanto en su casa como en el trabajo, que nadie fume cerca suyo. Usted deberá sentirse como aquel niño de 10 años que jugaba y disfrutaba de la vida sin fumar. 

7.      Evite la concurrencia a lugares donde habitualmente fumaba 

Evite o restrinja su concurrencia a lugares nocturnos que se prestan a los excesos de bebida, comida y tabaquismo, también evite la exposición por tiempo prolongado al humo en el ambientes de lugares mal ventilados, por lo menos las primeras semanas hasta haber incorporado el hábito del aire limpio en su cuerpo.

Evidentemente que su lugar de trabajo y su casa, no podrá abandonarlos, al menos por esta causa, pero lo que sí puede hacer es variar la disposición de sus cosas sobre su escritorio, o cambiar de escritorio, ordene los cajones de manera distinta y desaparezca todo aquello relacionado con el vicio, tenga la botella de agua mineral a mano (dos litros). Cada vez que sienta deseos de fumar, tome dos vasos de agua y verá como lo ayuda. Recuerde que si el ocio es la madre de todos los vicios, la rutina es el padre, haga que todo sea nuevo a su alrededor. 

8.      Recuerde 

Que la nicotina y el alquitrán son estimulantes, no calmantes. Cuando usted está presionado o tensionado y fuma, lo que la nicotina hace es excitar las neuronas relacionadas al “Placer” Concretamente “tapa” una excitación con otra excitación más específica (asociada al placer) y, como se dará cuenta, de ambas formas termina “acelerado”. Cuándo surja la ansiedad (antes o después de dejar de fumar), pregúntese siempre ¿Cuál es el hecho concreto que en este momento me produce ansiedad?

Es frecuente la aparición del síndrome de abstinencia, luego de privar del excitante al sistema nervioso; puede aparecer; Depresión, tristeza, desesperación, dependiendo del grado de adicción. No dude en consultar a su médico para que le recete algún estimulante “distinto” para evitar la depresión, como así también un calmante para descansar por la noche y evitar el nerviosismo durante el día. 

9.      Que sea su preocupación principal 

En el período posterior al día “D” como dijimos, es frecuente la aparición de los cuadros anímicos mencionados, pero nunca deje que el cigarrillo hable por usted. Ya habrá notado la cantidad de excusas que tiene para seguir fumando. “La oficina está peor que nunca”, “Se vence la factura del gas y no tengo dinero”, “Choqué el coche”, “Mi hija quedó embarazada” “Me robaron la billetera”.

Cada vez que afloren estas frases en usted o lamentablemente le ocurran en realidad, deberá decir: “¡No me importa, yo dejé de fumar!”. No se olvide de repetir esta frase cada vez que se enfrente con algún problema. 

10.  Reemplace un hábito por otro 

Ya dejó de fumar, ahora debe embotar sus sentidos; Olfato: Use mucho perfume incluso en las manos. En su casa prenda sahumerios, fragancias de ambiente, haga ejercicios respiratorios profundos, respire conscientemente, etc. Gusto: Obviamente que agua, chicle y pastillas. Busque productos dietéticos, sin azúcar y no se haga problema que más adelante dejará esto también. Oído: Música –la que más le guste- en su casa, el coche y/o el walkman. Vista; Paseos al aire libre en contacto con la naturaleza, con el “verde”, aprecie lo que observa con mucho amor y gratitud. 

11.  Actividades nuevas 

Charlas con amigos, distráigase, olvídese de fumar, vaya al cine, salga a caminar, haga aeróbicos, mueva su cuerpo, anótese en algún gimnasio, es ideal para descargar tensiones y educar la respiración, Medite, existen infinidad de libros sobre relajación. ¡Ocúpese en algo! Luego podrá relajarse, cambie las rutinas que solía realizar, recuerde no tomar alcohol ni café, o disminuya su ingesta, reemplácela por té o mate, pruebe con baños calientes, menos fumar dese todos los gustos, Usted se lo merece. 

12.  Preguntas que siempre ha de hacerse 

¿Por qué dejé el cigarrillo?
¿En que lugares me daba por fumar más?
¿Por qué estoy ahora tan tensionado?
¿Cómo puedo descargar la tensión?
¿Cómo empleo el tiempo que antes dedicaba al cigarrillo?
¿Cómo restrinjo por un tiempo mis preocupaciones al mínimo?

13.  Más actividad física 

Gimnasio, aeróbicos ayudan a la circulación sanguínea y al corazón, queme calorías también caminando (5 km por día), corriendo, andando en bicicleta, vaya a bailar o hágalo en su casa, haga deportes, comprometa el uso de su cuerpo. Recuerde que la caminata debe conllevar esfuerzo, trate de transpirar y altere el ritmo cardíaco. 

14.  Siguen las excusas 

Las hay del tipo “Voy a engordar” (esto es un mito), hasta “voy a dejar de compartir con mis amigos”, “dejaré de escribir”, “leer”, etc. (y todas las tareas asociadas al cigarrillo). Le está hablando el enemigo. Le ayudará suspender por algún tiempo ciertas actividades, pero no dude que las retomará en muy poco tiempo si eso le place. 

15.  Su actitud principal es sosegada 

Recuerde que la iracundia, la desesperación, la tristeza, la depresión y el nerviosismo, no le permiten dominarse, y con la pérdida del control consciente sobreviene la recaída. Tómeselo con calma, esta es la mejor inversión que usted está haciendo en este tiempo; está añadiendo años a su vida.

Tome conciencia de lo que está haciendo a cada momento, dése cuenta del beneficio que representa el aire limpio en su cuerpo, recuerde que lo llevó a dejar el hábito de fumar, luego podrá aflojarse. Su situación es parecida a la relación que existe entre el alcohólico y el vaso de vino, usted seguirá siendo adicto siempre (pasivo ahora) si prueba una sola pitada puede caer nuevamente, no lo haga, no subestime al poderoso enemigo que es la adicción. 

16.  No duerma la siesta 

Luego por la noche le costará dormir, y la situación se presta para fumar, es preferible algún tranquilizante que lo ayude a descansar que el insomnio 

Por Fin 

Puede utilizar cualquier paso en cualquier orden, eso lo decide usted ya que se conoce mejor que ninguno, personalmente le aseguro que si toma la decisión de dejar de fumar, no importa las dificultades en su camino, lo logrará. Se lo digo yo que empecé a fumar a los 13 años y dejé a los 43 años, 30 años ininterrumpidos fumando 40 cigarrillos por día. Hoy, dos años después, gracias al gimnasio estoy más delgado y vigoroso que nunca, si yo pude hacerlo, cualquiera puede. Le deseo la mayor de las suertes en esta nueva aventura que vivirá.

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal