Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Neuralgia del trigémino.

dolorcabeza_336x280
Una tortura que puede dejar de ser tal.
  
  

Recetas para eliminar marcas y pozos.

Nadie
que no haya sufrido este padecimiento puede imaginarlo, se lo ha comparado con
un fortísimo dolor de muelas, con una
jaqueca rebelde, pero, en realidad, por
el relato de sus víctimas, parece ser mucho mas intenso y hay testimonios
escritos por profesionales de suicidios de sus pacientes ante la intolerancia de
esta tortura sostenida en el tiempo.

Tenemos
buenas noticias: esto ya pasó a la historia.

Por
fortuna, muchos padecimientos humanos han podido controlarse con los adelantos
de la ciencia y, hoy por hoy, nadie debe padecer una
neuralgia trigeminal mucho
tiempo después de ser diagnosticada.

Esto
me trae el recuerdo de un párrafo de "Mal de amores", de Angeles
Mastretta que dice: " Emilia sabía que los caminos del dolor carecen de
rumbo fijo y a veces no tienen fin.

Pero sabía también que podían detenerse,
desde el principio de los tiempos la humanidad había encontrado forma para
detenerlos, que no había una sola verdad médica y que siempre podría
encontrar algo nuevo en la búsqueda de otras."

¿QUE
ES UNA NEURALGIA TRIGEMINAL?

Es
un dolor muy intenso que ataca el territorio del nervio trigeminal, que es el
responsable de la sensibilidad de la cara.

Hay
un nervio trigémino para cada mitad de la cara o hemicara.

Cada
nervio trigémino está formado por tres ramas, de ahí su nombre: la orbitaria, la maxilar superior y la inferior.

El
dolor puede atacar cualquiera de las ramas por separado o en forma combinada.

Puede
desencadenarse luego de un tratamiento odontológico o espontáneamente, sin
saber el porqué de su aparición y muchas veces es el odontólogo quien hace el
diagnóstico.

En
general ataca por períodos , con intervalos sin dolor, otras veces, queda un
dolor remanente tolerable entre una crisis y otra, pero existe otra variante, el
dolor permanente, por suerte, el menos común.

En
ocasiones, misteriosamente, así como apareció se esfumó sin siquiera
despedirse.

¿CUAL
ES SU ORIGEN?

No
se sabe a ciencia cierta.

Una
teoría actual nos induce a pensar que ocurre un " corto circuito" en
las neuronas de origen del nervio trigémino, como si fuera una crisis epiléptica
en miniatura localizada estrictamente en esa zona microscópica en la
protuberancia y predispone a la víctima a una descarga de dolor lacerante, ante
un estímulo gatillo en la piel de la cara o mucosa bucal, como puede ser
lavarse la cara, comer afeitarse, etc.

Esto
explica porqué da buenos resultados la medicación antiepiléptica y como al anular la transmisión del estímulo periférico
mencionado mediante procedimientos que se mencionarán en el próximo párrafo
se puede anular el dolor.

Siguiente:
¿Cómo se trata?

Equipo
Neuroquirúrgico del Alta Complejidad (ENAC)