Muebles para toda ocasión

Elegir un mobiliario versátil es la mejor opción para tener un hogar a tu gusto sin afectar el bolsillo. Te contamos como hacerlo.
  
  

Si la idea es mantener su casa renovada y
en espléndido estado sin gastar demasiado, la clave será escoger un mobiliario
que sea lo suficientemente versátil como para moverlo e intercambiarlo entre
espacios diferentes.

Para esto, en primer lugar, debería
escoger muebles y accesorios con laterales pequeños, de modo que los mismos
entren en la mayoría de los espacios por los que se los moverá alrededor del
hogar, o cuando se mude a un nuevo hogar.

No tire las partes útiles de los muebles
viejos o desvencijados, como por ejemplo la cajonera o estantería de un
escritorio, que se podría utilizar en un dormitorio, vestíbulo, living y otros
lugares.

Siempre escoja dos sillones antes que 
un sofá grande, pues los primeros pueden ser utilizados juntos o
separados, y en varios espacios, grandes y pequeños.

Junte almohadas, telas, y accesorios que
armonicen con el color predominante de la temporada. Si, por ejemplo, el sillón
es verde, debería escoger almohadas floreadas y/o amarillas para la primavera y
almohadas de color camel para el otoño.

Utilice fundas para cambiar el look de los
sofás y las sillas, sin necesidad de romper la alcancía.

Cubra los muebles tapizados con una tela
resistente, sin dejar de tener en cuenta el color original para elegirla, pero
cambiándolo por uno que combine si el mismo no pega con su habitación. Este
tono debería ser además el central dentro de la decoración.

Compre algunos artículos de a pares, como
por ejemplo lámparas, jarrones, o sillas para agregar simetría y continuidad,
dando al mismo tiempo una mayor versatilidad si quiere ubicar cada elemento en
espacios separados.

Piense en ser aún más creativo para cuándo
vuelva a acomodar los muebles, con el objetivo de utilizar las cosas con las que
ya cuenta de maneras inesperadas. Por ejemplo, una cama podría convertirse en
sofá, un escritorio en mesa de cocina, o un gran estante, junto con algunos
almohadones, en un sillón.

Siempre que compre el mobiliario, tenga en
cuenta la flexibilidad, para lo cual deberá preguntarse si se podría utilizar
ese mueble en otros lugares y espacios además del destino original.

Utilice su esquema de color como un
elemento unificador.

Desarrolle un esquema versátil de colores
usando su color central elegido y el blanco, junto con otros colores que
combinen. Tenga muy en cuenta a todos estos colores para todas las compras de
tela y accesorios que realice.

Si el almacenamiento de los artículos de
su hogar es todo un tema, intente incorporar un mobiliario que sea apto como
para guardar otras cosas, como por ejemplo una mesa de café con cajones, o una
mesita de teléfono con un gabinete debajo.

Y recuerde… ¡Nunca tenga miedo de
experimentar!