Miami Vice, del sol y el mar a tu pantalla

Miami Vice, la serie policial que lanzó a Don Johnson a la fama, fue aquella que nos traía todo el sol, mar, y glamour de la famosa ciudad norteamericana. En esta notas, la historia y algunos aspecto desconocidos del “detrás de escena” del programa

Miami Vice, también conocida en algunos países de habla hispana como Corrupción en Miami, fue la serie que más capturó el estilo de la década de los 80, gracias a su estética policíaca, con sus dos protagonistas, uno blanco y otro negro,–combatiendo a los clásicos villanos que se renovaban cada semana en la pantalla de los televisores. Sin embargo, también tuvo algo que la diferenció de este tipo de series ochentistas, lo cual se podría descubrir en su cuidado trabajo de estética, colores, y sonidos.

La serie comenzó con dos simples palabras escritas por Brandon Tartikoff, el presidente de la NBC Entertainment: “Policías de MTV”. Esto fue así por que Tartikoff tenía en mente crear un programa de acción que incorporará el novedoso genero visual, denominado video-clip, que estaba siendo impuesto en la pantalla chica por la en ese entonces nueva cadena televisiva MTV.

Por su parte, Anthony Yerkovich, que había escrito y producido la serie Hill Street Blues, redactó el guión del piloto. Como productor ejecutivo, fue contratado Michael Mann, quien tenía una larga trayectoria en cine y TV. En un principio, se pensó localizar la trama en la ciudad de Nueva York, pero finalmente decidieron que la estética de la serie iría mejor en Miami.

El trámite para rodarla allí, fue más complicado de lo previsto, ya que los oficiales de policía de esa ciudad, temieron que la trama de la serie, en donde todas las semanas se presentaban diferentes criminales, le dieran a la ciudad un aura poco halagadora.

Sin embargo, esas resistencias fueron lentamente quitadas por los productores, y se evaporaron definitivamente cuando el programa salió el aire, ya que muy por el contrario la serie, y en especial su apertura, era casi una propaganda turística de la ciudad.

Si bien para ese momento ya se habían emitido varias series policiales localizadas en Miami, como por ejemplo Miami Undercover, SurfSide 6, Michael Shayne, y Caribe, esta fue la primera en la cual la ciudad de Miami misma era una parte integrante y fundamental del programa, y de hecho la peculiar arquitectura de la ciudad se explotó completamente, para lo cual la producción escogió edificios y exteriores con sumo cuidado, pues una de las “reglas” de oro era que no hubiera ningún ladrillo, no tonalidades rojas o marrones, para respetar el estilo “dark”.

La musicalización de la presentación y del programa, estuvo a cargo de Jan Hammer, -un checoslovaco que en sus creaciones lograba fusionar el rock y el jazz-, salvo durante la última temporada, donde Tim Truman se hizo cargo del sonido del programa, aunque el clásico tema de inicio de Hammer se mantuvo, pues de hecho su tema de Miami Vice alcanzó el puesto número uno en los rankings de música pop de la época.

Asimismo, la serie también solía contratar a diferentes artistas reconocidos de rock, para que tocaran sus temas originales en el programa a un costo de de hasta $50.000 por episodio. Incluso, fueron lanzados dos exitosos LP´s de Miami Vice, con la música de la presentación compuesta por Hammer y las canciones de los otros artistas.

Un capítulo aparte merece el casting que fue realizado tanto para las estrellas como para el resto del elenco regular, el cual fue sin dudas bastante excéntrico. Ninguno de quienes fueron seleccionados era conocidos por la audiencia para 1984. Don Johnson, sólo había hecho una puñado de películas de bajo suceso y cinco pilotos de televisión fracasados, antes de firmar para Miami Vice como el detective James “Sonny” Crockett, un policía que manejaba una Ferrari y vivía en un barco, con la compañía de un caimán llamado Elvis.

Por su parte, Philip Michael Thomas, que sí tenía algo de experiencia en la pantalla chica pero tampoco era muy popular, fue elegido como el co-protagonista de la serie, en el papel del detective Ricardo Tubbs, quien en la ficción había llegado desde Nueva York para investigar la muerte de su hermano, subido a un Cadillac con el que cruzó la distancia entre ambas localidades.

Tubbs tenía el clásico look urbano, con chaquetas de doble pecho, camisas y corbatas de seda, mientras que Crockett, muy por el contrario, exhibía un look ultrainformal, con chaquetas europeas puestas sobre camisetas y pantalones muy anchos, sin cinturones ni calcetines. Incluso, durante la primera temporada Crockett también lucía una “barba de dos días”, pero afortunadamente nada de su informal aspecto prendió realmente en los espectadores masculinos.

Aparte de Johnson y Thomas, la serie contó con las actuaciones de Edward James Olmos como el teniente Martin Castillo, el mandamás de la Organized Crime Bureau (Oficina para el Crimen Organizada) (Olmos reemplazó a Gregory Sierra, quien actuó como el teniente Lou Rodriguez y fue asesinado en la ficción del quinto episodio); Saundra Santiago como la detective Gina Calabrese; Olivia Brown como la detective Trudy Joplin (A menudo, Gina y Trudy se disfrazaban de prostitutas para entromerse en el mundo del crimen organizado); Michael Talbott como el detective Stanley Switek; John Diehl como el detective Larry Zito, el socio de Switek quien fue asesinado en la ficción durante el capítulo de dos partes emitido en diciembre de 1986, y Martin Ferrero como el buscavidas Izzy Moreno.

Incluso, muchas de las estrellas invitadas al programa, eran artistas que rara vez, cuando no nunca, habían trabajado para la ficción televisiva. Fue el caso de los músicos pop Phil Collins, Ted Nugent, y Glenn Frey (que grabó “Smuggler”s Blues” and “You Belong to the City” para el programa), el jazzista Miles Davis, el cantante/poeta Leonard Cohen, la figura del Watergate G. Gordon Liddy, el pugilista Roberto Duran, el magnate de la industria automotriz Lee Iacocca, y actor de teatro Julian Beck.

Una mención aparte merece la aparición como actriz invitada de Melanie Griffith, la ex esposa de Don Johnson, quien interpreto a una madame en un episodio de 1987, dirigido por el mismo Don Johnson. Como resultado de ese trabajo conjunto, se reavivó la relación que habían mantenido.

En un principio Miami Vice se emitió los viernes a las diez de la noche, horario en el que obtuvo muy buenas audiencias, pues de hecho finalizo novena en el ranking general durante su segunda temporada. En junio 1986, el programa fue emitido una hora antes, para competir con otra exitosa serie de la CBS, Dallas, que entraba en su décima temporada.

Durante ese lapso, el programa también modificó su “look” para comenzar a adoptar tonos aún más oscuros. Este cambio fue sin embargo contraproducente, pues Miami Vice cayó al vigésimo tercer puesto en el ranking general de 1986-1987, y al número 36 en la temporada 1987-1988.

La cantante Sheena Easton fue contratada en 1987 como la rockera Caitlin Davies, quien se casaría con Crockett, en un intento por levantar la menguada audiencia; la apuesta fue buena, pues el episodio de la boda “Like a Hurricane”, televisado el 20 noviembre 1987, fue el primer en donde se le pudo ganar a Dallas en el ranking. Sin embargo, con el tiempo la novedad comenzó a eclipsarse y, en la ficción, la cantante Caitlin fue asesinada.

Debido al hecho de que la serie volvió a exhibir un bajo rating, su productor ejecutivo Mann decidió que la quinta temporada sería la última de la serie. La razón para llegar a esta decisión, tuvo que ver con los aspectos financieros, pues Miami Vice insumía un gran presupuesto, y la serie necesitaba de altos rating y muchas publicidades bien pagas para que los estudios Universal Studios pudieran recuperar su inversión.

Durante la temporada final hubo un último intento de regresarla a su horario inicial de las diez de la noche, pero el cambio no arrojó resultados, pues de hecho la serie terminó en puesto número 53 del rating general. Para el final, se eligió montar un capítulo de dos horas, “finale”, que se emitió el 21 de mayo de 1989, en cual Crockett y Tubbs dejaban la fuerza.

Más tarde, la serie fue vendida a la cadena USA Cable Network, quien comenzó a reemitirla en Estados Unidos y varios países de habla hispana, en 1989. El paquete incluyó un episodio, “Too much, too late”, que nunca había sido emitido en la NBC, en el cual una madre prostituía a su hija para obtener dinero para compra cocaína. En ese momento, los responsables de la NBC lo consideraron demasiado subida de tono. Una decisión que, en la televisión actual, seguramente hubiese distado mucho de la tomada en esos tiempos…