“Mi hija es demasiado joven para estar embarazada…”

Las madres adolescentes tienen problemas a largo plazo, y sus padres generalmente tienden a no comprenderlas. Quienes tienen la misión de aconsejarlas y apoyarlas en sus decisiones, muchas veces no saben como hacerlo...

Los padres, generalmente reaccionan con ira, enojo, negación y todo tipo de sentimientos que no tienen que ver con la comprensión.

Las adolescentes que están embarazadas pueden privarse de asistencia médica durante su embarazo, lo que resulta un riesgo mayor de tener complicaciones médicas.

Estas adolescentes necesitan comprensión especial, atención médica e instrucción, especialmente acerca de la nutrición, las infecciones, el abuso de substancias y las complicaciones del embarazo.

Es imprescindible que sepan acerca del comportamiento durante ese período, que no fumen, no tomen alcohol, ni drogas, porque podrían afectar el desarrollo del feto. Y que además reciban atención médica regular durante los primeros meses.

El cambio emocional, es normal en cualquier mujer embarazada, sin embargo, estas reacciones se potencian más en el caso de las jóvenes:

-es posible que muchas no quieran tener el bebe en un primer momento

-tienden a idealizarlo o quererlo de manera confusa

-algunas se emocionan con la posibilidad de crear vida pero no tienen idea de sus responsabilidades.

-otras adolescentes tienen su bebe por complacencia

-necesitan tener a alguien cerca pero no saben como cuidar a un recién nacido

-no anticipan los esfuerzos que deberán realizar

-se sienten ansiosas

-sufren depresión

Algunas jóvenes embarazadas necesitan incondicionalmente, un apoyo profesional calificado. La mayoría de los casos de maltrato o abuso de menores, se da en presencia de padres jóvenes, que no tienen conciencia total de cómo manejar el crecimiento de un hijo, y muchas veces deciden abandonarlos.

Ante todos estos traumas, los padres deben primero prevenir que sus hijas queden embarazadas sin quererlo, a través de charlas sobre sexo, anticoncepción e informando sobre los riesgos y responsabilidades del embarazo.

En algunas escuelas, se informa acerca de la vida en familia y la educación sexual, así como las clínicas que ofrecen información a los jóvenes acerca de la reproducción y el control de la natalidad, pueden también ayudar a prevenir el embarazo no deseado.

Una vez que se presenta el caso, es imprescindible que la familia (joven embarazada y padres) reciba todas las opciones posibles incluyendo consultas a un psiquiatra de niños y adolescentes cuando sea necesario, que ayuden a la joven durante el embarazo, en el momento de dar a luz y en el de decidir quedarse con el bebé o darlo en adopción.