Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Mercurio retrógrado

Mercurio, el planeta de las comunicaciones, el intelecto, la táctica y la flexibilidad mental, acaba de salir de su fase retrógrada. Esto quiere decir que desde la Tierra y por causa de una ilusión óptica lo vemos como si diera marcha atrás y empezara a retroceder por la banda zodiacal.
  
  

Este
fenómeno ocurre tres veces al año por un tiempo aproximado de tres semanas, y
generalmente los astrólogos aconsejan a sus clientes no realizar ningún
contrato o comenzar algo nuevo.

Y
tienen razón, inexplicablemente en estos días se pierden más documentos que
de costumbre, no llegan las noticias que esperamos, incluso se descompone el
coche, el teléfono, la computadora…, el tráfico se pone imposible, perdemos
las llaves, perdemos el autobús, tenemos malentendidos al comunicarnos con los
demás. En fin, un caos total.

Según
la antigua tradición astrológica, Mercurio es el hábil de palabra, representa
el antiguo mercader romano que era hábil en los negocios de trueque.

En
la antigua mitología, Mercurio recién nacido se robó las vacas de su hermano
y fue llevado ante Zeus, dios supremo del Olimpo, y lo mareó al punto tal que
lo convenció, por eso en la fase de Mercurio retrógrado también nos sale ese
mentiroso que llevamos dentro, hacemos ofrecimientos y no los cumplimos de una
manera inconsciente, aunque muchos sin saber que tienen a Mercurio retrogrado se
meten en líos y al final son descubiertos

Sin
embargo no todo está perdido. Cuando Mercurio se pone retrógrado simplemente
es hora de cambiar nuestro ritmo. Mercurio retrógrado nos recuerda que debemos
ir más despacio y terminar los asuntos que traemos entre manos antes de
comenzar otras.

Es por eso que este es el tiempo ideal para leer entre líneas o
desandar nuestros pasos para atar cabos sueltos que hayamos podido pasar por
alto.

Nos
volvemos más intuitivos, receptivos y reflexivos durante este periodo, y
resulta provechoso para analizar y revisar contratos, reexaminar las
situaciones, para ponernos a estudiar y tener más retentiva.

Si
por el contrario no hacemos caso de esto y tratamos de avanzar rápido, sin
pensar, entonces nos encontraremos con problemas como malentendidos, confusiones
y pérdidas de documentos y papeles. Los contratos que se firmen en esta fase
retrograda seguramente acabarán renegociándose.

Para
evitar estos inconvenientes simplemente habrá que poner más atención a los
detalles como por ejemplo asegurarse de poner bien la dirección en los sobres,
ver que el auto tenga gasolina suficiente, confirmar las reservaciones si vas a
viajar, tener copias de todas las llaves.

Las compras de coches y aparatos eléctricos
se tendrían que posponer pues representan gastos importantes y Mercurio rige
también los switches y los cables eléctricos, si no es posible entonces sería
bueno asegurarse de que te den la garantía y la seguridad de poder mandarlos a
arreglar si existiera alguna falla o en dado caso cambiarlo por otro.

También
en esta etapa de Mercurio retrógrado cosas que hemos perdido o respuestas
largamente buscadas son encontradas finalmente.

Las personas de nuestro pasado o
situaciones que están inconclusas tienden a reaparecer dándonos la oportunidad
de retomarlas y buscar una nueva solución. También es un buen momento para que
seas tú el que se reconecte con el pasado y se comunique con aquellas personas
que hace mucho no se ve y no se sabe de ellas.

Por
último hay que señalar que aquellas personas que tienen a Mercurio retrógrado
en su carta natal parecen sentirse más cómodos en estos días y no son tan
afectados.

Mercurio retrógrado, 2002 y 2003

Del 18 enero al 10
febrero 2002
Del 15 mayo al 10 junio 2002
Del 14 septiembre al 8 octubre 2002

Del 2 enero al 25
enero 2003
Del 26 abril al 22 mayo 2003
Del 28 agosto al 22 septiembre 2003