Mercurio, peligro oculto en el pescado

  

Mercurio 

  

Las plantas de fabricación de carbón sueltan este químico al aire, que luego contamina el agua y todos los habitantes que viven en este maravilloso reino líquido.

Por ello, si consumes grandes cantidades de pescado (pongamos tres o más veces a la semana) podrías tener cantidades excesivas de mercurio en sangre.

Efectivamente, una de cada cinco mujeres en edad fértil podrían ocasionar problemas de desarrollo en sus bebés o padecer abortos a causa del exceso de este químico según sostienen las últimas investigaciones.

El mercurio puede generar también fatiga, dolores de cabeza, y problemas de concentración.

Limita la ingesta de pescado a aproximadamente 170 gramos semanales. Ten en cuenta que los peces más grandes absorben la mayor parte del mercurio, de modo que evita el tiburón, el pez espada, la caballa gigante, y el pez azulejo, y limita el consumo de atún de aleta negra a una vez por semana como máximo.

Las apuestas más seguras: camarones y salmón. Si tienes algún síntoma, acude a tu doctor para que revise tus niveles de mercurio en sangre. Los efectos secundarios generalmente mejoran una vez que los niveles han bajado.

Y si quieres aprender a realizar por ti mismo todos esos arreglos que tu hogar está necesitando, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Bricolaje y Arreglos del Hogar, haciendo clic aquí.