Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Menos sal, más vida

La forma más efectiva para controlar la hipertensión, y todas las enfermedades asociadas a este trastorno, es simplemente disminuir el consumo de sal
  
  

Se calcula que casi entre el 25 y el 35 por ciento de la
población de los países occidentales sufre de hipertensión, lo cual insume
gastos millonarios en todo tipo de fármacos, y es una de las razones por las
que las enfermedades cardiovasculares suelen ser, de hecho, la principal causa
de muerte en la mayoría de los países.

Pero estos impactantes
datos contrastan con la sencilla solución que plantean los especialistas para
comenzar a atacar el problema. De hecho, señalan estos expertos, alcanzaría
simplemente con comer un poco menos de sal para bajar drásticamente estos
números, es decir llegar a reducir hasta más de un 30 por ciento en gastos de
remedios y hasta un 10 por ciento las muertes por causas cardiovasculares.

En efecto, un estudio
llevado a cabo por el Comité de Expertos para la Detección Evolución, y
Tratamiento de la Hipertensión de los Estados Unidos, arrojó como resultado que
basta con consumir tan sólo 3 gramos menos de sal por día, y hacer media hora
diaria de actividad física, para reducir sustancialmente los altos niveles de
hipertensión.

Este tratamiento natural,
sin drogas o intervenciones quirúrgicas, consiste básicamente en cambiar el
estilo de vida, con el objetivo de ingerir menos cloruro de sodio (sal),
disminuir el consumo de tabaco y alcohol, bajar de peso, evitar el
sedentarismo, y mantener una actividad física constante, corriendo, trotando,
andando en bicicleta, subiendo escaleras, o realizando cualquier otra actividad
que ponga en movimiento nuestro cuerpo.

Pero como se señaló, la
disminución en el consumo de sal juega un rol central. De hecho, un estudio independiente
reveló que casi la mitad de un grupo de hipertensos, entre los que se
destacaban los obesos y los ancianos, había logrado bajar su presión arterial
elevada –y tomando menos medicamentos- cuando consumía menos o directamente
nada de sal.

Incluso, en los casos en
que el consumo era nulo, la presión llegó a bajar 1,5 puntos (asimismo, en otra
investigación llevada a cabo sobre hipertensos, se pudo observar que una
persona que baja 10 kilos puede disminuir en 2 puntos los valores de su
presión).

Sin embargo, no sólo los hipertensos deben ocuparse de
cuidar su consumo de sal. Sucede que, según los especialistas, bajar la presión
es útil también para mejorar la calidad global de vida y prevenir los
accidentes cerebrovasculares, las enfermedades coronarias, y los problemas
cardiovasculares, en todas las personas

Entendiendo la hipertensión

La hipertensión arterial es una condición
médica por la cual la presión se mantiene, de forma persistente, por encima de
valores establecidos como normales, que son entre 9 y  14. Sin embargo, no es fácil detectarla en un primer momento, por
lo que incluso se calcula que casi el cincuenta por ciento de los hipertensos
ignoran que de hecho lo son.

Sucede que, si no es de forma casual, sólo
cuando se daña algún órgano los enfermos suelen consultar al médico, y es
recién entonces cuando se percatan de su problema, por lo que en muchos casos
esto se diagnostica bastante más tarde de lo conveniente, pues el daño de estos
órganos ya ha acontecido.

De hecho, los especialistas calculan que
casi el 90 por ciento de las personas con hipertensión que hacen una consulta
médica, sea de forma casual, como por un chequeo rutinario, o bien por el daño
de algunos de sus órganos, ya tiene una presión de 14/9, es decir mayor a la normal.

Sin embargo, si todavía no se han
experimentado daños, ni se tienen otros factores de riesgo, es muy común que
para el momento en que se hagan estas primeras consultas, no se necesite
administrar ninguna droga, si, como se vio, el paciente se compromete a
modificar su estilo de vida consumiendo menos sal y tabaco, y haciendo más
deporte o actividad física.

De hecho, estos últimos aspectos serán
centrales para todo tipo de tratamiento contra la hipertensión, pues todos los
especialistas coinciden en señalar que ningún medicamento tiene la efectividad
que puede brindar un saludable estilo de vida, y además, este menor consumo de
sal y mayor actividad física, pueden significar hasta un 35 por ciento de
ahorro en medicamentos.  

En busca de la cantidad justa

La cantidad de sal que se
recomienda para personas normales, es de 6 gramos diarios, mientras que quienes
son hipertensos no deberían consumir más de 3. Por cierto, cifras bastantes
lejanas del promedio de consumo en los países occidentales, que oscila entre 10
y 15.

Para saber cómo manejar
estas cantidades, se puede utilizar un blister de aspirinas, pues cada uno de
sus agujeritos tiene capacidad para un gramo, con lo que será fácil calcular la
cantidad de sal que se consume.

La sal de bajo contenido
en sodio, llamada comúnmente dietética o cardiológico, suele tener menos de la
mitad del cloruro de sodio de la sal de mesa común, por lo que también podría
ser una buena alternativa. Sin embargo, es importante tener en cuenta no
cometer el error de utilizarla en exceso, pues muchas personas, al sentirle un
menor gusto, echan mucha de esta sal a sus comidas, con lo que terminan
consumiendo los mismos niveles de cloruro de sodio que con la sal normal.

Lo importante a tener en
cuenta, es que de hecho el problema no está en la sal en si misma, sino en la
cantidad que se consume. Sucede que el sodio que contiene la sal es de hecho
necesario para el organismo, pues junto con el potasio regula el equilibrio
hidroelectrolítico del organismo. Lo importante, en todo caso, es no consumirlo
en exceso.

En este sentido, se
deberán evitar a toda costa comidas como fiambres, hamburguesas, embutidos,
quesos duros, enlatados y congelados, snacks, convites, maní, y salsas, caldos
o sopas disecadas, así como muchos productos de panadería.

Por el contrario, será
muy útil cocinar sin sal, sobre todo teniendo en cuenta que muchos alimentos ya
contienen sodio en si mismos, por más que no se lo sienta, como es el caso de
las carnes, las verduras, e incluso el agua corriente y mineral.

Muchas personas dirán
que, sin sal, los alimentos no tienen gusto a nada. Pero lo cierto es que todo
es una cuestión de costumbre, y si de hecho se comienza a acostumbrar al
paladar a otros gustos, como el del jo, limón, o vinagre, al cabo de un tiempo
la falta de sal no será un problema.