Medidas a tomar frente a una emergencia aérea

Las estadísticas señalan que las chances de sufrir un accidente aéreo son realmente muy bajas. Sin embargo, -y aunque nos disguste tener en mente esta posibilidad-, nunca está de más saber qué hacer en caso de necesidad.

Tomando en cuenta la cantidad de accidentes, en relación a la cantidad de partidas, es fácil observar que el avión es uno de los medios de transportes más seguros. Sin embargo, esta estadística no quita el hecho de que viajar en una de estas naves también represente un cierto peligro, y de hecho, son varias las noticias de todo el mundo que nos informan periódicamente sobre tragedias de choques aéreos.

 Pero, si bien es cierto que un choque del avión podría ser inevitable, no menos real es que los pasajeros que potencialmente podrían llegar a ser sus víctimas, podrían revertir esta situación en el caso de tener ciertos conocimientos previos para sobrevivir a los horrores de tal tragedia, los cuales le detallaremos a continuación.

 Comenzando la prevención

 Antes que nada, debería saber que es altamente necesario estar muy atento a las indicaciones realizadas por los asistentes de vuelo. Por lo tanto, mientras espera que el avión comience a rodar por la pista de partida, debería escuchar detenidamente las instrucciones que les son dadas.

 Tenga en cuenta también a todas las salidas de emergencia que se encuentran alrededor suyo, así como también las que se encuentran al frente y detrás, intentando memorizar todas sus ubicaciones.

 Luego, tome el tríptico emergencias, que se coloca generalmente en el bolsillo ubicado directamente frente a usted, en la espalda del asiento de adelante; lea, estudie y memorice todas las instrucciones que allí se señalan. 

Para el caso que se siente cerca de un ala, tenga en cuenta que allí mismo se encuentra una puerta o escotilla de emergencia, apenas por encima del ala. Intente estudiar todos los procedimientos para abrirla y quitar cualquier traba de emergencia.

 Es muy importante que piense detenidamente sobre todas las instrucciones que ha visto, oído y leído. Las mismas no deben ser tomadas como algo secundario, sino como una parte esencial del viaje aéreo que tomará. 

Sucede que dentro del contexto de un avión chocado, tanto en la tierra como en el agua, los descontrolados movimientos de los pasajeros limitarán severamente sus oportunidades de salir a resguardo del avión, pero esto será aún mucho más complicado si usted no se ha tomado previamente el trabajo de localizar las salidas.

Otra cuestión importantísima para tener en cuenta en caso de un choque aéreo, es mantener toda la calma posible. Intente evitar la tendencia natural a asustarse y salir descontroladamente hacia cualquier dirección que intuye que podría llevarlo fuera del avión. De seguro, muchos de los demás pasajeros -sino todos-estarán haciendo justamente eso mismo, y eso podría ser desastroso.

 Por eso, si entra en un pánico descontrolado, es muy posible que ninguna preparación previa lo ayude a resguardase. En su lugar, intente mantener la calma y el control de sí mismo. Piense bien dónde está, especialmente en relación a las salidas de emergencia. Trate de ver si esas salidas están bloqueadas o no. Entonces, diríjase a la salida accesible más cercana.

 Intente por sobre todo no luchar contra el pánico de los pasajeros que se encuentren alrededor suyo, pero no permita que las confusiones de estos lo priven de su propia supervivencia. Sea firme con ellos, y trate en los posible de conducirlos en la dirección correcta, previamente estudiada.

 Hable de forma calma pero determinante, lo suficiente como para ser oído y obedecido. Trate de ordenar el descontrol, lo que no sólo ayudará a sus compañeros de viaje, sino también a usted mismo. Si puede, explique clara y calmadamente por qué los dirige en cierta dirección.

 Si tiene que usar la fuerza para esto, no dude en hacerlo, pero tenga en cuenta no empujar muy fuerte a otra persona, ya que podría caerse. En estos contextos, una persona que cae podría herirse gravemente, e incluso morir, al ser pisoteada por los demás pasajeros descontrolados.

 Recuerde hablar calmadamente, y moverse certeramente y con propósito, tratando también de convencer a los confundidos pasajeros que se encuentran alrededor suyo sobre el hecho que usted sabe cual es la salida más rápida del avión… para todos.

 Además, en el caso de que se produzca este tipo de emergencia, trate de no llevar todo su equipaje de mano junto a su persona. Sin dudas es muy tentador llevar consigo su bolsa, cartera, u otras pertenencias personales que odiaría dejar atrás, pero ninguno de estos artículos vale su vida, o la de cualquier pasajero al que le esté indicando como salir del avión de forma segura.

 Tenga en cuenta que los artículos que lleve con usted no sólo le impedirán usar bien sus manos para trepar o maniobrar, sino que también serán un obstáculo, para usted y otros pasajeros, cuando todos traten de salir del avión.  

Cuando se esté dirigiendo a las salidas, es posible que el humo y los gases llenen toda la cabina. En ese caso, manténgase con todo el cuerpo en el suelo, para evitar que los gases tóxicos lo tornen inconsciente o le provoquen asfixia. Cúbrase además la boca y la nariz con una tela, para impedir que la mayoría de los gases tóxicos lleguen a sus pulmones.

 Intente recordar precauciones básicas de seguridad sobre el escape del fuego, las cuales no son muy diferentes a las que podrían suceder en una casa, por lo que estas medidas servirán para todos los ámbitos. De hecho, varios métodos de escape pueden funcionar en cualquier situación.

 Si se encuentra cerca de una salida de emergencia, trate de abrir apropiada y calmadamente esta puerta o ventana, para así salir del avión. No permita que el pánico de aquellos pasajeros que se encuentran alrededor suyo lo hagan vacilar cuando sea tiempo de lograr que esa puerta o escotilla se abran. Nuevamente, si el pánico asume poder, incluso las instrucciones más sencillas o la puerta de salida de más fácil abertura, serán igualmente imposibles de manejar.

 Una vez que usted haya salido del avión y está a resguardo, aléjese de los escombros tanto como sea posible. Siempre existe la oportunidad que el fuego o una explosión puedan alcanzar su persona, aún cuando haya salido seguro del avión. Si puede, arrastre consigo a otros pasajeros heridos, para también ayudarlos a alcanzan una distancia segura.  

Evacuaciones fluviales

 Si el avión vuela sobre el agua, pero existe la firma posibilidad de hacer un aterrizaje fluvial, no se olvide que la mayoría de los asientos contienen debajo un artefacto de flotación, que se puede separar y ser llevado para salir al agua fuera del avión. Esto podría ser clave, ya que lo podrá ayudar a permanecer a flote hasta que llegue una ayuda.  

Para el caso que el avión caiga en un río, y se llene con agua antes de que pueda escapar, comience a nadar rápidamente hasta encontrar la salida, siempre en la ruta más directa, sobre los asientos u otros objetos que pueda encontrar en el camino. 

Encuentre la salida y nade hacia fuera, para luego salir a la superficie. Una vez que llegue allí, podría tentarse a volver para rescatar a otros pasajeros, pero aunque pueda ser muy heroico hacer esto, lo cierto es que si no se es un profesional en el área, sólo estará poniendo en peligros su propia vida.

 Por eso, antes de iniciar un regreso, asegúrese que sus propias habilidades de nado, y la posición del avión, ameriten el riego asumido. Caso contrario, estará arriesgando su vida sin ningún sentido, ya que los rescates le serán imposibles.

 Para el caso de que tenga experiencia de nado, lo mejor que podría hacer es quedarse en ese lugar (como señalamos, no muy cerca del avión) para ayudar a los pasajeros a guiarse, o para sacarlos a flote, y que puedan tomar aire. Entonces, nade hacia la costa más cercana.

 Como señalamos, las probabilidades de que tenga que encarar la angustia de un choque aéreo, son realmente muy bajas, por lo que tomar un avión no debería significar una preocupación excesiva. 

Sin embargo, nunca estará de más atender a todas las medidas de emergencia anteriormente detallas, antes que su avión salga a vuelo, algo que sin dudas podrá ser crucial para salvar su vida más adelante.