Mascota nueva, ¿casa segura?

Cómo hacer que su casa sea segura para su nueva mascota

Un nuevo cachorrito llega a casa, y la excitación y la curiosidad son mutuas.
Como lo haría usted, su nueva mascota enseguida querrá comenzar a conocer su nuevo hogar, pero… ¿será seguro para él?
Sin que usted se de cuenta, muchos objetos peligrosos (o inocuos, pero queridos para usted) pueden parecerle a su nuevo amigo un objeto de juego… o un apetitoso bocado.
Por lo tanto, es imprescindible que haga que su hogar sea seguro para el cachorro (sobre todo en los momentos en que nadie lo está mirando).

Para comenzar: a los cachorros les encanta mordisquear y masticar, y además es una necesidad para sus dientes.
Y, poniéndose en el lugar de un cachorro: ¿hay algo mejor para mordisquear que ese atrayente y largo cable que sale del televisor y se arrastra varios metros hasta el enchufe?
Asegúrese de que todos los cables están fuera de la vista y el alcance del cachorro, o el paso hacia ellos bloqueado por algo que el perro no pueda sortear.

¿Qué más?

– Correas y cuerdas de cortinados, en los que el cachorro podría enredarse (y hasta estrangularse)
– Ramas sobresalientes que, como las de una parra o una enredadera, el perro podría aprovechar para tirarse la planta encima
– Pequeños objetos que alguien (sobre todo cuando hay niños) dejó tirados y que el perro podría tragarse
– Todo lo que esté alcance de sus filosos dientes de leche, como esos caros zapatos que usted no siempre se acuerda de guardar
 -Plantas que podrían resultar venenosas para un perro. Para asegurarse, mejor mantenga todas las plantas lejos de su alcance
 -Todos los artículos de limpieza deben estar sí o sí fuera del alcance del perro
 -Y por último: si no quieres que el perro entre ahí, ¡cierra la puerta!

Una casa segura para un cachorro es muy parecida a una casa segura para un bebé. Cuídelo como si fuera un bebé, y seguramente estará haciendo las cosas bien.