Masaje gratis

Un bello día de playa, una masajista aún más bella ofrece sus servicios gratis… ¿qué más se puede pedir?

Bueno, hay algo que se puede pedir: ¡un cuello de repuesto!: