Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Malentendidos comunes sobre los seguros de viajes

¿Qué cubre el seguro de viaje, qué no, y cómo elegir la póliza adecuada?
Cuando la gente considera la opción de obtener un seguro de viaje, seguramente le vengan a la mente un montón de ideas en relación a qué cosas debe cubrir una póliza, y qué cosas no cubre.

Los seguros de viajes, como cualquier otro tipo de seguro, tienen sus propias reglas y regulaciones. Y, para cada cosa que diga la póliza que usted seleccionó, puede que haya varias reglas y regulaciones sobre cuándo tendrá lugar la cobertura.

Estas son tres cosas que usted puede creer que están cubiertas por su seguro de viaje, pero que podrían resultar una sorpresa cuando llegue el momento de reclamar:

1: Mi seguro de viaje sólo cubre cuestiones médicas – y nada más

Hay muchos planes que sólo cubren las cuestiones médicas que pueden surgir durante su viaje. Además, hay otros seguros de viajes que cubren las cuestiones médicas, y muchos otros inconvenientes que puede enfrentar durante su viaje.

Para asegurarse de estar obteniendo toda la cobertura deseada, asegúrese de leer los términos y condiciones de su póliza de seguro.

En particular, busque los términos "cancelación de viajes", "retrazo en los viajes" y "pérdida de equipaje".

Si usted contrata la cobertura de estos tres aspectos, entonces estará asegurado en caso de que su viaje se retrase, si se ve obligado a cancelar su viaje por uno de los motivos contemplados, o si su equipaje se pierde o resulta dañado mientras es transportado; lo que me lleva al segundo error sobre los seguros de viajes:


2: Mi seguro de viaje cubre la "cancelación del viaje" – por lo que puedo cancelar mi viaje si decido no irme

Esto es una verdad a medias, no una verdad completa. En muchos casos, su seguro de cancelación de viajes le cubrirá ciertas eventualidades que le impidan irse de viaje, como una emergencia médica, la muerte de un familiar cercano o un accidente de auto de camino al aeropuerto.

Para poder reclamar la cobertura por la cancelación del viaje, tendrá que demostrar que la eventualidad de que se trate tuvo lugar.

Cancelar su viaje por exceso de trabajo, por una emergencia veterinaria, o simplemente diciendo que ya no se quiere ir de viaje probablemente no sirva como causal de cancelación.

Si usted cree que podría terminar cambiando de opinión sobre su viaje, busque un seguro de viaje que incluya una cláusula de "cancelación por cualquier motivo".

Una póliza de seguro con una cláusula de "cancelación por cualquier motivo" le permitirá hacer justamente eso: cancelar su viaje por cualquier motivo.

Sin embargo, la desventaja de las pólizas de "cancelación por cualquier motivo" es que sólo le permitirán recuperar parte del costo del viaje. Este monto suele ascender a un 70 o 75 por ciento del monto asegurado.

3: Con las nuevas reformas en las coberturas de salud, mi enfermedad preexistente debe estar cubierta

La
Ley de protección y cuidado de la salud (también conocida como “Reforma de salud”) puede no aplicarse para las pólizas de seguros de viaje de corto plazo y duración limitada.

Por lo tanto, puede haber una cláusula de exclusión de las condiciones médicas preexistentes en su póliza de seguro de viaje.

En términos más simples: si usted tuvo una enfermedad o lesión antes del viaje (entre 30 días y 12 meses antes de su viaje), y sufre una recaída o un empeoramiento de esta condición, su póliza de seguro podría no cubrir sus reclamos, como consecuencia de esa situación.

Para asegurarse de que su póliza cubra cualquier condición, asegúrese de que su seguro incluya una renuncia a la exclusión de las enfermedades preexistentes.

Sin embargo, para esto puede ser necesario que usted adquiera su seguro de viaje con anticipación – entre 15 y 21 días después de realizar el primer pago de su viaje.

Entendiendo cómo estos malentendidos comunes pueden afectar a su póliza de seguro de viaje, usted podrá tomar la mejor decisión sobre la cobertura que necesita al viajar.