Madres que trabajan: ¿un hijo es suficiente?

¿Es posible trabajar y ser madre? ¿Por qué cada vez más mujeres se conforman con un solo hijo? 
  
  


La
situación para las mujeres que trabajan no es nada sencilla. “Hay que hacer
malabares para poder compatibilizar la tarea profesional con la del hogar y la
atención a los hijos.

Llegas a tu casa y hay que seguir trabajando. Por un
tiempo, puede ser que se tolere, pero luego se hace una carga muy pesado cuando
todo reside en una persona”
, sostiene la madre, ama de casa y abogada
argentina Verónica Pardo.

Según un
estudio realizado en la Unión Europea por la Fundación Acción Familiar, se ha
podido saber que las jornadas laborales son excesivamente extensas, lo cual
complica la combinación de tareas que debe enfrentar una mujer, y que solamente
en España, el 4 por ciento de las madres que trabajan tienen más de un hijo.


“Las madres no es que no queramos tener un hijo porque no nos gusten los niños.
Estoy segura que de pequeñas la mayoría de nosotras soñaba con tener una familia
numerosa y niños correteando por amplios jardines mientras que nosotras con una
sonrisa cocinábamos pasteles, pero la realidad es sumamente distinta.

Vivimos en
pisos pequeños, no tenemos tiempo para cocinar, trabajamos desde temprano en la
mañana hasta la noche y nos morimos si llegamos a quedar nuevamente embarazadas
”,
comenta la analista de sistemas española, Mireia Valdez Gázquez.

Motivos
por los cuales una mujer no decide quedar nuevamente embarazada:

·
Extensas jornadas de trabajo

·
Al llegar a casa, hay más trabajo que realizar lo cual quita mucho tiempo

·
Dificultad para contar con ayuda para las tareas domésticas

·
Necesidad de trabajar por motivos económicos y postergar la maternidad por
segunda vez.

·
Miedo de perder el trabajo si la mujer queda embarazada o piensa en la idea de
agrandar la familia. 

En muchos
países aunque no se quiera reconocer, existe una evidente discriminación hacia
la mujer trabajadora. “No es de extrañar que los jefes al enterarse de que
tienen una empleada embarazada sientan que esto es un problema que se le está
generando a la empresa.

Una mujer tiene miedo de dar la noticia por miedo a las
“represalias”. En España el 52 por ciento de las mujeres que trabajan no tiene
niños. Por algo será
”, reflexiona la socióloga española Olga Tarrés
Fernández.

Aunque la
decisión final es la de cada mujer, es normal que se evalúen los pros y los
contras y dependiendo de las prioridades de cada uno se podrá establecer la
resolución.

“Sería conveniente que las sociedades tuvieran un mayor respeto
por la mujer y que ésta también hiciera respetar sus derechos ya que sin dudas,
es la que más perjudicada resulta por la incompatibilidad de horarios y
exigencias absurdas a las que están sometidas
”, finaliza diciendo Tarrés
Fernández.

No
esperes que la suerte golpee a tu puerta y diga: “Tengo un trabajo para
ofrecerte; uno que te hará sentir feliz y completo”. Tú puedes (y debes)
organizar el futuro de tu carrera profesional. Este
curso gratis
de
Planificación de tu
Carrera Profesional
te ayudará a lograrlo
.