Madagascar, un destino de película

Te contamos todo lo que debes saber sobre Madagascar, un paraíso terrenal que es mucho más que una película de dibujos animados… 
  
  


Es la isla más grande de
África y está situada en el Océano Índico. Sus
principales atracciones se centran en las playas, su entorno natural y las
actividades al aire libre como el trekking y el montañismo.


Paseos al aire libre:


Los escenarios naturales son maravillas que tienen que ser conocidas si se
visita la isla. Las diferentes clases de aves, los animales y las selvas
vírgenes contienen deslumbrantes especies por conocer que no se ven en otras
partes de África.

“Los arrecifes de coral y las playas limpias y extensas son ideales para los
turistas a los que les gusta estar tranquilos y también disfrutar del buceo
”,
comenta la guía turística escocesa radicada en Madagascar Lisa O’Hier


Las selvas tropicales de Atsinana “son dignas de recorrer y ha sido declarada
Patrimonio Mundial según la UNESCO
”, comenta la guía.


Gastronomía:

·
El alimento estrella es el arroz.

·
Las verduras sazonadas y las carnes en salsas

·
El cerdo en vinagre

·
Los aderezos son generalmente a base de pimienta


Clima:

·
Las temperaturas medias anuales oscilan entre los 20 y 30ºC

·
No se registran en la isla gran cantidad de precipitaciones


Recomendaciones importantes:

·
Antes de ingresar a
Madagascar hay que tomar ciertas precauciones en cuanto a
vacunas. Las enfermedades principales con las que hay que tener especial cuidado
son: hepatitis, malaria, cólera, fiebre amarilla y peste bubónica.

·
El alojamiento es económico, pero hay que tener criterio en cuanto a lo que se
pretende gastar ya que muchas habitaciones pueden no estar del todo limpias y
contener insectos indeseados que transmiten enfermedades, como ladillas o
chinches.

·
La moneda que es conveniente utilizar es el dólar

·
El visado es imprescindible para entrar en el país

·
Si se decide a viajar hay que estar preparado para vivir una aventura con la
naturaleza. “Si la idea es visitar centros comerciales o comer en lujosos
restaurantes y descansar en grandes cadenas hoteleras, éste no es el sitio
apropiado.

El turismo independiente y dispuesto a vivir en contacto con lo natural es el
que mejor se adapta a destinos como Madagascar
”, finaliza diciendo O’Hier.