¿Macho o hembra?

¿Cómo elegir el sexo de la mascota? ¿Cuáles son los aspectos que hay que considerar para hacer la mejor decisión posible? ¿Cuáles son las ventajas de tener una perrita o un perrito en casa?

Los perros se identifican con la fuerza y la independencia. Si lo que se pretende es un animal que proteja a la familia y a la vivienda cuando se queda vacía, lo más acertado es inclinarse por la adquisición de un macho.

Sin embargo, la hembra suele ser más cálida y familiar. Está más unida a la casa y a sus integrantes. El tema del celo en las perras puede llegar a ser una circunstancia incómoda.

La mascota perderá sangre durante quinde días durante períodos semestrales y los elevados niveles de progesterona luego del celo producen en las perras síntomas muy parecidos a los de la gestación.

Esta realidad es bastante penosa para el animal y también para algunos propietarios que deberán evaluar muy bien esta circunstancia antes de adquirir a una hembra.

Aspectos a considerar para decidir el sexo de la mascota:

1.- Analizar con el resto de la familia por qué se desea traer un animal a la familia. “Si los integrantes del hogar son jóvenes y hay niños, los machos son activos, juguetones y mucho más resistentes que las hembras.

Pueden jugar sin fatigarse durante más tiempo y siempre están dispuestos a la acción
”, determina el veterinario argentino Alejandro Mascardi.

2.- Si en el hogar hay personas mayores, se recomienda la compañía de una hembra ya que las perras son más cuidadosas, cálidas y compañeras. Siempre estarán al lado de su dueño y son mucho más tranquilas que los machos.

3.- Si en la vivienda hay personas ansiosas o que sufren de estrés, nada mejor que contar con la presencia de una hembra.

“Son mucho más tranquilas, ofrecen más tolerancia y son mucho más obedientes que los machos. Los individuos que no tienen mucha paciencia o que no toleran decir las cosas muchas veces, pueden decantarse por la adopción o compra de una perrita. No suelen dar trabajo”,
explica el profesional.

4.- Los machos pueden tener menos episodios de pánico luego de ser esterilizados que las hembras quienes pueden sufrir emocionalmente más que los perros hasta el punto de volverse agresivas y malhumoradas.

5.- Si lo que la familia anhela es tener una camada de cachorros, tener una hembra es una buena alternativa ya que es mucho más sencillo conseguir a un macho para la cruza.

“Es mejor ser el dueño de una hembra si lo que se pretende es tener cachorros ya que hay que alimentarla muy bien y brindarle muchos cuidados desde cachorra y nada mejor que uno para saber cómo ha sido criada y se ha desarrollada la mascota
”, aconseja el experto.

Más allá del sexo, cada raza de perro representará ventajas y desventajas. “Lo más importante es hacer una elección con responsabilidad ya que un animal, independientemente de si es hembra o macho, debe ser cuidado y protegido.

Hay que pensar que un perro puede convivir muchos años con una familia.

Durante el tiempo que pase en un hogar debe poder ser feliz y tener sus necesidades satisfechas ya que todos los animales necesitan de atención y cuidados
”, finaliza diciendo el especialista.

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.