Los tiempos cambian

Los juegos también

La aparición de la televisión y posteriormente de la computación, trajo como consecuencia los nuevos juegos por los que optaron la mayoría de los chicos de distintas edades que tuvieron acceso a la oferta. Eso trajo como consecuencia una pérdida de la creatividad y la destreza si comparamos los “nuevos juegos” con los de antaño.

Una cosa no quita la otra, bien podrían sobrevivir las dos alternativas de juego, pero… hay que reconocer que en las grandes ciudades, la cibernética ha desplazado totalmente la imaginación y creatividad de los chicos por batallas virtuales en las que la violencia juega un papel fundamental en la formación de los niños, algo en lo que los mayores deberíamos prestar especial atención.

En ese marco, surge el rescate de los antiguos juegos, que comentados en círculos de jovencitos, despierta interés y sólo lo conocen por comentarios aislados de sus mayores.

En este primer tramo, abordaré el tema de “las figuritas”, las que además de servir para juntar imágenes de  los jugadores de la mayoría de los equipos nacionales e internacionales, se utilizaban en verdaderos juegos de destreza que tenían como escenario las veredas embaldosadas de la ciudad.

Los niños de hoy ignoran aquellas gloriosas siestas de juegos de “tapadita”, “espejito” o el de la simple “arrimada”.

Las preciadas figuritas se compraban en sobrecitos que contenían varias imágenes y en ocasiones “premios”. Juntar y pegar figuritas en un álbum hasta llenarlo, se traducía en la obtención de un fútbol número 5, algo que en la década de ’60 era poco menos que inalcanzable para los purretes de pantalón corto, con las rodillas percudidas de estar arrodillados en las veredas compitiendo en una justa que a la postre, podría significar el aumento de ese preciado tesoro en los bolsillos.