Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Los Reyes Magos

Desde chicos hemos tenido la ilusión de dejar los zapatitos, un balde con agua y un manojo de pasto para agradecerle a los Reyes Magos el esfuerzo de llegar a nuestro hogar para dejarnos los tan preciados regalos…
  
  


Pero, como todas las leyendas, sobrepasan los sentidos dados en el último
siglo….estos tres maravillosos y míticos seres son mas que una noche
mágica….son la marca y testimonio de uno de los momentos mas fuertes de la
historia de la Humanidad….el nacimiento de Cristo.

 Las distintas ramas de las iglesias cristianas tienen unas tradiciones bien
distintas. Si para las iglesias protestantes y católicas los Reyes eran tres
(porque ofrecían tres regalos al niño Jesús), la tradición ortodoxa mantiene que
eran no tres, sino doce (de ahí los doce días de Navidad).

Es
probable que al paso de los siglos se haya asumido que fueron tres debido a que,
según Mateo, esa variedad de presentes recibió el niño Jesús: oro, incienso y
mirra.

1-
El "Oro": Para el Señor, todo nuestro "Oro", nuestro dinero… Cristo se nos
presenta hoy día en cada rincón del camino, vestido de pobre o de rico… el
dinero que nos regala, a través de nuestros trabajos o esfuerzo, es para que
ayudemos al vecino… ¡a Cristo!… quien deja pudrir su dinero en el Banco, es
peor que Herodes, mi hermano  (Mateo 25:31-46)

2-
El "Incienso": La  "alabanza", la gloria, el honor, el poder, ¡todo para el
Señor!… si yo me quedo con algo, ¡se lo estoy robando a Dios!.

3-
La "Mirra": Lo "amargo" de nuestra vida… nuestros dolores y pecados, ¡dárselos

 Las representaciones artísticas son las que le fueron dando su actual numero y
apariencia. En el siglo III se los representaba como dos, en las catacumbas
romanas hasta el siglo IV aparecían dos o cuatro magos, según los casos; la
media docena tampoco faltó en algunas pinturas.

En la iglesia siria y armenia se
defendió la docena de magos puesto que, según ellas, los magos prefiguraban los
doce apóstoles y representaban a cada una de las tribus de Israel. Para la
iglesia copta (de Egipto) eran sesenta y citaban los nombres de mas de una
docena de ellos.

Finalmente en el primer cuarto del siglo III, el citado
Orígenes afirmo que los magos habían sido solo tres, después de todo Mateo solo
sita tres presentes. En el siglo IV, de modo progresivo, comenzó a prevalecer el
número de tres.


Los Reyes Magos solo se convertirían en reyes en el siglo 5 ó 6 y la práctica de
tratarles de reyes solo se popularizó en el siglo 10.

Sabemos que el trato que
recibían del rey Herodes no era de unos visitantes reales sino tal vez de
embajadores. Es decir, es seguro que no se trataron de "Reyes de Oriente" sino,
como mucho, de los enviados de unos reyes.


Del mismo modo, el hecho que uno de
los Reyes Magos de la tradición hispana es de raza negra y los otros dos de raza
blanca parece ser un puro invento moderno y no compartido por la mayoría de las
otras versiones no hispánicas de la Natividad, salvo en el hecho que en algunas
versiones de la iglesia temprana existía la creencia que los tres reyes
procedían de las tres razas de la humanidad: europeo, asiático, y africano.


Respecto a los nombres, parece que los de Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecen
por primera ocasión aplicados a los Magos en cuestión hacia el siglo VII, en un
Códice de la Biblioteca de París

De
hecho, según el país y su tradición y la traducción exacta del texto bíblico que
se adopte, los reyes podrían ser Reyes Magos, o Sabios (como dicen muchas
traducciones inglesas), o Reyes, o incluso astrólogos (en algunas traducciones
modernas de la Biblia).


Mientras que Santiago dice explícitamente que los Reyes vieron la Estrella "en
el Oriente" y, por tanto, se supone que procedían de un país del oriente, Mateo
no incluye el artículo. Solo dice "en Oriente", lo cual puede significar
perfectamente tanto que la Estrella, como los mismos Reyes se encontraban en el
este.

Muchas versiones de la Natividad suponen que la Estrella apareció en el
este y que los Reyes procedían del este y así olvidan que, según la versión
convencional, que la Estrellas guiaba a los Reyes, yéndose delante de ellos.
Seguir una estrella que se encontraba en el este, desde un punto del oriente,
habría llevado a los Reyes Magos a la India y no a Jerusalén.

Se
cree que su procedencia fuera Babilonia.


Los reinos de la región de Babilonia tenían una larga tradición astronómica que
incluía en sus palmares unas de las primeras observaciones astronómicas
conocidas en el mundo. Por esa razón: la proximidad y el interés por el cielo,
Babilonia y su entorno es, para muchos, el candidato más lógico para ser el
punto de procedencia de los reyes Magos.


Pero no se puede descartar a Persia tan fácilmente. Cuando Marco Polo pasó por
el pueblo de Saveh (ahora una ciudad pequeña de Irán), los habitantes le
aseguraron que los Reyes Magos habían partido de ahí. Pero hay otras evidencias
anecdóticas que apuntan hacia Persia como punto de origen.

Los primeros dibujos,
esculturas y pinturas que se conocen que representan a los Reyes Magos
gráficamente les muestran en robe persa.

De hecho, cuando los persas invadieron
al norte de Italia a principios del siglo séptimo, la Iglesia de la Natividad de Ravena se salvó del saqueo porque los invasores reconocían a las imágenes de los
Reyes Magos como símbolos persas.

Aparecen en un mosaico bizantino del 520
aproximadamente. En el figura una leyenda sobre los tres magos que dice "+SCS
BALTHASSAR +SCS MELCHIOR + SCS GASPAR", eso es, sagradísimos o veneradísimos
Baltasar, Melchor y Gaspar.

El primero es Baltasar, de 30-40 años, con barba
oscura, lleva en sus manos un recipiente para mirra; Melchor, como de 20-25 años
y sin barba, transporta una bandeja para incienso; y Gaspar de mas de 50 años,
con pelo y barba largos y blancos, presenta una canasta con oro. Todos son
blancos, ninguno se ha convertido en negro.


Otra descripción de los Reyes Magos da el erudito teólogo anglosajón Beda el
Venerable (675-735) dice así: "El primero de los magos fue Melchor, un anciano
de larga cabellera blanca y luenga barba (…) fue él quien ofreció el oro,
símbolo de la realeza divina.

El segundo, llamado Gaspar, joven, imberbe, de tez
blanca y rosada, honro a Jesús ofreciéndole el incienso, símbolo de la
divinidad. El tercero llamado Baltasar, de tez morena" (no negro)", testimonio
ofreciéndole mirra, que significaba que el Hijo del hombre debía morir."


Baltasar no fue negro hasta el siglo XVI. En este siglo las nuevas necesidades
ecuménicas de la Iglesia católica llevaron a implantar un simbolismo inédito,
identificando a los tres magos con los tres hijos de Noé (Sem, Cam y Jafet) que,
según el Antiguo Testamento, representaban las tres partes del mundo y las tres
razas humanas que lo poblaban, según se creía en esos días.

La
tradición de los Reyes Magos como generosos proveedores de juguetes y regalos a
los niños es relativamente reciente y solo fue adoptada por algunos países
latinos.

Los reyes no comenzaron a traer juguetes a los niños hasta mediados del
siglo XIX, con anterioridad sus regalos se limitaban a cosas relacionadas con la
vida cotidiana.

Gaspar era el encargado de repartir golosinas, miel y frutos
fresco; Melchor tendía mas a lo practico y su fuerte eran la ropa o zapatos;
Baltasar jugaba el peor papel al tener que ocuparse de castigar a los niños
traviesos dejándoles carbón o leña por todo regalo, símbolo del pensamiento
racista.