Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Los labios, las escobas y la sal

Por qué nos pintamos los labios, y otras explicaciones del origen de costumbres de todos los días

En todas las religiones en el planeta existen una serie de creencias y practicas destinadas a lograr atmósferas propicias y protección ante los sucesos negativos que pudieran afectarnos, así estas costumbres  que datan de muy lejanos tiempos a pesar de que algunas, incluso actualmente siguen siendo practicadas, su origen ha sido olvidado. 

Como ejemplo tenemos el caso de pintarse los labios, costumbre que inicia en la antigua Babilonia donde tanto hombres como mujeres se pintaban los labios de rojo con la finalidad -de esta forma- impedir que los espíritus malignos penetraran al cuerpo a través de la boca, así también otra antigua creencia es la que le otorga poderes benéficos al trébol de cuatro, esta se basa en la idea que al abandonar Eva el paraíso llevaba consigo un trébol y este cargo consigo la alegría y el bienestar reinante en el Edén. 

Existen algunas profesiones en las cuales hay costumbres también muy singulares, como ejemplo tenemos el caso de los jockey, para quienes si un fuste cae al suelo antes de iniciar una carrera se considera como un presagio negativo. 

Para los actores de teatro silbar dentro camerinos es nefasto, además en vez de desearse suerte antes de un estreno se dicen frases como: “rómpete una pierna”, con el fin de confundir a los malos espíritus. 

Mientras que los atletas se suelen escupir las manos antes de una competencia, como signo de buena suerte, esto porque en la antigüedad la saliva era considerada un elemento de protección mágica, y como colofón, entre los conductores y pilotos se cree que los accidentes siempre suceden en número de tres, originados (¿?), por el hecho de que san Pedro negó tres veces a su maestro. 

Sobre algunos artículos de uso cotidiano también hay un gran número de creencias, tal es el caso de la sal, que cuando se derrama, en Gran Bretaña se dice que se verterá una lágrima por cada granito, en noruega al contrario hay que diluir la sal derramada con lágrimas. 

En Nueva Inglaterra, se recoge la sal y se arroja al fuego, así se secarán las lágrimas antes de que broten, a su vez los pueblos latinos acostumbran tomar una pizca de la misma sal caída entre el dedo pulgar y el índice, arrojándose sobre el hombro izquierdo, diciendo: “diablo toma tu parte y vete”.  

La escoba es otro objeto sobre el cual hay varias creencias, como es la de nunca llevarse una escoba usada  al  mudarse de casa, lo que debe de hacerse es llevar una es llevar primero una rebanada de pan y una escoba nueva. 

Las escobas no deben de recargarse sobre la cama, ni quemarse y mucho menos sumergirse en el agua, además el pisarla una atrae el peligro y si una escoba se cae accidentalmente anuncia visitas inesperadas. 

En lo que ademanes respecta tal vez el mas conocido sea el de cruzar el dedo cordial sobre el índice, así se formará la cruz de san Andrés, con este ademán, de acuerdo a la tradición se ayuda a la realización de los deseos y a la neutralización de las vibraciones negativas debido a que la cruz es el emblema de la unidad perfecta y cuando los dedos se cruzan atrapan en su centro el deseo pedido para que este no escape y se realice. 

Finalmente mencionaremos el día viernes, que si cae en 13 se considera de mala suerte por diversos acontecimientos nefastos que se cree sucedieron en viernes y son: que Eva probó la manzana en tal día; Caín mató Abel igual, el diluvio también inició en la misma fecha y por supuesto el viernes se crucificó a Jesús.   

Si quieres saber más, inscríbete ahora en nuestros cursos gratis:

Tarot
Numerología
Quiromancia

Runas

Velas mágicas