Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Los autitos de carrera

En la década del ’60 hicieron furor entre los chicos de 6 a 12 años los autos de carrera de plástico, que para su mejor desplazamiento eran sometidos a verdaderos “trabajos de ingeniería” para mejorar su perfomance.

La forma de los rodados era la de las clásicas cupé de la década del ´40. Su forma era plástica y su interior hueco, lo que se aprovechaba para rellenar con masilla para darle mayor peso. Sus ruedas plásticas originales eran desechadas y reemplazadas por las tapas de frascos de penicilina, que eran de goma y le daba mayor “serenidad” al vehículo.

La preparación de los autos demandaba por lo menos dos días. Primero se recortaba la parte superior o “la panza” del juguete, para rellenarlo de masilla. Para darle mayor peso, algunos chicos le colocaban pedazos de plomo o tuercas mezcladas con el relleno.

Después de secarse el material, se le colocaban las ruedas y ya estaba listo para competir.

Las carreras se realizaban en los cordones de la vereda o en pistas construidas en alguno de los muchos baldíos existentes en los barrios, pero este será tema de un nuevo encuentro con “Los Juegos Olvidados”.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018