Lo que un abuelo debe saber sobre sus nietos en riesgo

Todos los años, muchos niños son retenidos por el progenitor que no tiene la custodia legal, en un acto que tiene mucho más de venganza que de amor. Pero, como abuelo, hay mucha cosas que usted puede hacer para ayudar a sus nietos.
  
  

Si teme que esto pueda
suceder con un nieto suyo, enséñele como marcar un número de teléfono de
emergencia. Para la edad de tres años ellos deben saber bien su dirección,
código de área telefónica y número de teléfono. 

 Dígales que usted los
amará siempre, que nunca permitirán que alguien se los lleve y que irá en su
búsqueda si les pasa algo.

 Tranquilícelos
diciéndoles que ellos estarán seguros sin importar lo que oigan de los demás, o
lo que digan.

 Trate de enseñarles a
conectarse con extraños que puedan servirles de ayuda, tales como mozos de
bares, despachantes de nafta, policías, vendedores de almacenes o profesores de
escuelas, para que puedan pedirles ayuda en caso de urgencia.

Explíqueles que significa
un "secuestro". Enséñele a su nieto a gritar "me están secuestrando! ¡Llamen a
la policía!" Dígale que cuando le preguntan que necesita, él utilice la palabra
"juez", para que la gente entienda la gravedad del problema. Hágales entender
que deben ser siempre honestos ante el juez, sin importar lo que los demás le
digan.

Si usted tienen la custodia, que aprendan a decir (por ejemplo) “el juez
dice que tengo que vivir con mi abuelo porque mis papás tienen problemas”.

 Escoja una palabra
código, que solo sepan usted y su nieto. Ponga a prueba sus enseñanzas, viendo
si le dan a una tía, su mamá o un mejor amigo la palabra secreta, y asegúrese de
que ambos recuerdan la palabra. Cambie su palabra de código si cree que su nieto
la puede haber comentado a alguien.

 Designe terceras personas
a quienes puedan llamar si el padre que usted considera un riesgo se presenta
cuando usted está ausente.  Explíquele que puede llamarle a usted o a un policía
en cualquier momento y lugar, y ante cualquier duda. Notifique a las autoridades
la prohibición de que los niños salgan de la ciudad sin su autorización.

 Escuche y observe. Si un
pariente que no tiene autorizada la custodia renuncia a su trabajo, desconecta
el servicio de teléfono o vende su casa o posesiones, algo anda mal. Llame a su
abogado y consiga que las visitas sean supervisadas hasta que el padre se
relocalice nuevamente en la ciudad. 

 Anote el número del carné
de conducir de los padres, color del auto, modelo y año. Conserve los datos de
parientes políticos, amigos y compañeros de trabajo. 

 Dos veces por año tome
fotos de rostro completo de sus nietos y de ambos padres, y anote sus
descripciones físicas incluyendo el peso, la altura, y el color de ojos y pelo.
Aproximadamente el 15% de los niños secuestrados se encuentran gracias a las
fotografías. 

 Si retienen a su nieto,
llame a la policía y a un abogado experimentado en leyes familiares
inmediatamente. El tiempo es crítico. La policía puede activar servicios de
localización e información nacionales, y acceder a pistas y rastros de su nieto
consultando cuanto antes a los potenciales testigos del secuestro.  Póngase
también en contacto con organizaciones no gubernamentales como
Missing Children,
que está activa en varios países.

 Proteja a su nieto (s) y
a usted mismo. Consiga una custodia legal, tutela o adopción. Sin ellas, usted
tiene pocos recursos legales para defenderlos y defenderse.